Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Thriller dramático en Melbourne

Como si de la mejor película de suspense se tratara, ayer la pista central del Open de Australia, en Melbourne, fue escenario de una gran batalla entre dos verdaderos toros bravos españoles, Rafael Nadal y Fernando Verdasco. Ambos hicieron demostración de fuerza y de un excelente estado de forma, lo que les llevó hasta el quinto set tras más de cinco horas del mejor tenis que se ha visto esta edición en Australia.

El duelo de titanes estuvo en todo momento muy igualado y finalizó de madrugada, con alevosía y nocturnidad, pues el madrileño, Verdasco, seguro que temía retirarse del cemento azul (antes era verde; ya no parece el Open de Australia) como tuvo que hacerlo: con una doble falta. Fue un triste final a un partido de tal calidad que exigía un colofón épico. Por contra se escribió uno de los más bellos guiones imaginables.


Verdasco empezó a sentir el peso de las horas sobre la cancha, de la presión e inminencia de disputar la final y del cansancio propio de la paliza derivada del altísimo nivel de juego desplegado, y todo ello hizo que retuviera a duras penas su servicio durante 2 juegos en los que estuvo contra las cuerdas, otorgando varias bolas de break al número 1 del mundo. Nadal ganaba su saque con solvencia y presionaba aún más a Fernando quien, 4-5 en el marcador, sucumbía ante Rafa con un frustrante 0-40, lo que concedía 3 pelotas de partido al mallorquín.

Verdasco se transformó una vez más, pues llevaba un partido inconmensurable y soberbio, en gran campeón y tirando de casta y templando los nervios atacó la red remontando 2 bolas de partido. Sin embargo, cuando acariciaba el deuce, el brazo se le agarrotó y cometió su tercera doble falta del partido (todas en el último set) y tras cinco largas e intensas horas de batalla tuvo que rendirse ante el mejor y aplazar su sueño australiano.


Triste forma de caer para quien estaba firmando una actuación perfecta, que seguro será recordada. Decía Verdasco que a cinco sets no tenía nada que hacer contra Nadal, pero estuvo más cerca que ningún otro de alterar el curso natural del campeonato e impedirnos disfrutar de otra final entre dos hombres que ya han hecho historia en el tenis mundial, Federer y Nadal.

UGT hasta en la sopa

El sindicato socialista acapara la actualidad de estos días, pero no por su labor de pedir cuentas y criticar al Gobierno por su pésima gestión de la crisis y los cientos de miles de trabajadores que se han ido al paro por culpa de ello, sino por aparecer en medio de la muy supuesta trama de espionaje en la Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, y por su negativa al Grupo Cajas de Castilla y León.

UGT salía en portada de El País añadiendo más leña al fuego, asegurando que algunos funcionarios habían sido hostigados por la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior por negarse a seguir a altos cargos. Sin embargo, poco han tardado en retractarse desde el propio sindicato, disculpándose y dejando caer que podría haber sido El País el que hubiera encargado tal comunicado, como una maniobra más en esta sucia guerra que ha iniciado el periódico de PRISA respondiendo a sabe Dios qué intereses.

Según unos consiste en otro intento por aupar a Gallardón y desgastar un tanto más a Aguirre, pero bien puede ser una táctica para desviar la atención de la crisis, de la sangría de parados, o para calentar las elecciones vascas y gallegas desgastando al bloque del PP que más claras parecen tener sus ideas respecto a la problemática vasca. En cualquier caso El Mundo ha recogido el guante, arropando a Esperanza Aguirre y cargando contra Gallardón, escribiéndose así otro episodio más de su manifiesta enemistad.

Pero UGT también salta a las portadas de los diarios castellano-leoneses al oponerse a la creación del Grupo Cajas, que viene a ser una semifusión, o integración de ciertos activos, de las 6 cajas de ahorro de la Comunidad Autónoma. Su posición al respecto es totalmente contraria a la de PSOE, PP y CCOO, que parecen ir de la mano en este asunto, así como el partido castellanista Tierra Comunera. El sindicato no se corta tampoco al criticar a "su" partido, el PSOE, asegurando que no saben distinguir quién gobierna y quién se encuentra en la oposición.

La prudencia como norma

Rajoy no se ha pronunciado sobre el tema del espionaje, adquiriendo una actitud prudente, cauta e inteligente, aunque El Mundo, en su editorial de ayer, creyera que así daba alas a los conspiradores y vendía a Esperanza Aguirre. Nada más lejos de la realidad. Rajoy ha obrado como debería haberlo hecho la presidenta madrileña en un tema tan farragoso como éste.

Esperanza se ha arrojado a los tiburones por defender y apoyar a su equipo. Esto es muy loable, pero también muy arriesgado, pues se pone en un compromiso del que podría depender su carrera política. ¡Dios no lo quiera! El caso es que tanto si conoce como si desconoce el tema no debería haber apostado ciegamente por su equipo, al menos no en público. Es muy simple: si está al tanto del espionaje (en caso de que realmente exista, que lo dudo mucho) siempre puede haber filtraciones y mucho dinero de por medio que quebrante la voluntad de algún colaborador suyo; y si la primera noticia que tuvo de ello fue a través de El País, a pesar de que crea ciegamente a su equipo, no debería poner la mano en el fuego, pues existe un importante riesgo de quemársela.

Probablemente todo quede en agua de borrajas y la presidenta pueda respirar tranquila, y así su osadía pueda ser interpretada como un gran gesto por su parte; de hecho, ya lo es. Sin embargo ante este tipo de situaciones que no pueden controlarse impera tener la cabeza fría, siendo cautos y apelando a que una investigación judicial esclarezca los hechos y se puedan pedir responsabilidades. Por eso aplaudo la prudencia con que se está llevando este asunto desde Génova 13, puesto que si ni siquiera Aguirre puede controlar la situación, mucho menos ellos.

ING hace tambalearse a Renault

Esta misma mañana ING, el conocido grupo bancario holandés, ha decidido afrontar una seria restructuración de la entidad por lo que despedirá a 7000 empleados, así como nombrará un nuevo administrador delegado y reducirá costes, todo para afrontar la crisis que ha afectado de lleno al banco cuya imagen en España es el presentador de telediarios Matías Prats.

Este severo recorte también afectará a la Fórmula 1, donde ING es el principal patrocinador de la escudería Renault F1, que este año, se supone, aspira a la victoria final en conjunción con su piloto estrella, el español Fernando Alonso. Según cuenta Italiaracing.net ING ha decidido reducir un 40% sus gastos relacionados con la F1. De todas formas no se sabe si esta reducción afectará a la suma que anualmente debe desembolsar el banco en concepto de sponsorización, o bien consistirá en cuidar los gastos relacionados con las áreas de comunicación y marketing que giran en torno al circo de la Fórmula 1.


Se trata de otra mala noticia para una categoría que este año está sufriendo en sus carnes los devastadores efectos de la crisis. Honda, con el coche a punto, no termina de encontrar comprador, a pesar de que se dió por hecho su adquisición por parte del multimillonario mexicano Carlos Slim. Hablan de 11 potenciales compradores, quienes no deberían pagar ni un sólo euro a Honda, pero que sí deberían comprometerse a mantener a los 700 empleados, así como asegurar la viabilidad económica de todo el proyecto.

En éstas apareció ayer Bernie Ecclestone, el jefe del tinglado, para pedir un mayor gasto por parte de las escuderías, así como recordarles su empeño en que cada equipo cuente con 3 volantes, haciendo más accesible la categoría. Y por si fuera poco, el veterano ricachón parece decidido a proporcionarnos titulares todos los días, y no sólo por la cuestión de su divorcio y el hecho de haber contratado a la abogada que defendió al ya ex-marido de Madonna, sino porque hace unas semanas comentó que el mejor piloto actual es Fernando Alonso, y que por ello volvería a ser campeón del mundo. Yo, no lo dudo.

El PSOE de Burgos se enfrenta al PSOE de Castilla y León


No corren buenos tiempos para el líder de los socialistas castellano-leoneses, Óscar López, y eso que acaba de aterrizar en el cargo. Su apoyo sin fisuras a la integración de las cajas de la región parece que puede pasarle factura entre sus propios votantes, a quienes no les gusta ir de la mano con el PP, aunque el tema no sea trivial y de ello dependa el futuro de la Comunidad Autónoma.

El PSOE de Burgos, encabezado por Luis Escribano y Ángel Olivares, se oponen, ahora, a la unión de las entidades de ahorro. No defendían este argumento hace unos meses cuando desde la dirección regional se les comunicó el apoyo que daba su partido a la propuesta. Sin embargo, la población burgalesa se está sublevando y al PSOE no le ha temblado el pulso en cambiar de parecer y ponerse del lado que -ellos creen- les va a dar más votos. Así de simple.

Burgos, ciudad con 2 cajas de ahorro, ha sido testigo de una importante movilización ciudadana contraria a la semifusión de las cajas, cobrando en ella especial importancia partidos minoritarios de marcado carácter castellano o provincial. Mucha gente ha criticado duramente a los dirigentes socialistas burgaleses por su silencio o su complicidad con las tesis defendidas por Óscar López, por lo que finalmente han decidido sucumbir a la idea de hacer política contraria y de desgaste contra el PP.

Muchos en el PSOE creyeron un error la decisión del PSOE regional, pues ese apoyo al PP no se reflejaría en votos; sin embargo, Óscar López, madrileño impuesto por Zapatero, parece que pensó más en el futuro de Castilla y León y en lo que conviene a la Comunidad Autónoma que el rédito político. De hecho, si esto sale mal, el secretario regional de los socialistas se encontrará en el alero sin haber hecho ninguna otra brillante propuesta.

En Burgos, al calor del gentío mediatizado, el PSOE de Escribano y Olivares acaban de desdecirse y aceptan como propios los argumentos esgrimidos desde sindicatos, sectores de izquierdas y burgaleses anti-Valladolid. No obstante, quienes saben de números y finanzas abogan por esta integración de las cajas como necesaria para la región y avisan que quien se quede fuera será absorbida por cualquier otra caja (o grupo de cajas) de otra Comunidad Autónoma. Y Caja Círculo tiene muchas papeletas para, por desgracia, demostrar esta teoría. Pero eso sí, el PSOE burgalés se enorgullecerá de su arbitraria posición al respecto y ya veremos cómo acepta su cuota de responsabilidad.

Xenofobia de consumo

Enfrascados en su plan E, el PSOE da un paso más en reconstruir España. Esa España que por su incapacidad previsora y su miedo a tocar lo que en otro contexto había funcionado bien, se ha venido abajo. No sólo EEUU es culpable, como bien prueban esos datos de desempleo mucho menos exagerados en el resto de países europeos. El parche temporal del plan E para licitar obra pública se completa con las últimas declaraciones del ministro Miguel Sebastián.

Sebastián pide que consumamos productos españoles en detrimento de los extranjeros, así como esquiar en los Pirineos (españoles, se entiende) en vez de en los Alpes. Esta es la última medida-ocurrencia del Gobierno para evitar el descalabro del desempleo. El ministro lo justifica diciendo que sólo pide que esto afecte en un pequeño tanto por ciento que cuadre sus cuentas. Parece que no es un boicot a todo lo no español, ¿o sí?

Cuando desde ciertas instancias se alentó a la población a descartar la compra de productos catalanes (lo que surgió como réplica a la lista catalana anti-española) muchos vieron en ello un claro boicot, y cierto es que lo era. Pero también se trataba de una medida proteccionista, al más puro estilo de lo que el PSOE propone ahora. Se trata de un no a lo extranjero, una especie de xenofobia de consumo.

A mucha gente le ocurre que prefieren comprar un producto de su ciudad o de su región en vez de otro de otra parte a igualdad de calidad. Pero hay que diferenciar que una cosa es lo que decida hacer el Pueblo de manera espontánea y otra la intromisión de un Gobierno, en una nueva muestra de intervencionismo en nuestras vidas, rasgo típico del socialismo español.

Pero quizás no se dieron cuenta que Europa puede rebelarse contra nosotros. España depende mucho del turismo, y si por culpa de la crisis se va a resentir, imagínense si Gran Bretaña o Alemania, por poner 2 ejemplos, deciden contrarrestar del mismo modo a esta iniciativa antieuropeísta y contra el libre mercado del PSOE.

W


W es el título del biopic (película biográfica) sobre el Presidente saliente de EEUU, George W. Bush, que ayer mismo emitió La 2 en prime time como colofón a la cobertura de la investidura de Barack Obama. Aunque el film me decepcionó sobremanera debo agradecer que una cadena generalista apueste de esta manera por el cine, pues no en vano se trata de un título estrenado a mediados de octubre en EEUU y que aún no ha llegado a las salas españolas.

No obstante no pensemos que es un privilegio del que sólo gozamos en España, pues Austria, Italia y Alemania también tenían programada su emisión estos días. Sólo recuerdo un caso similar en España y fue con motivo de las anteriores elecciones presidenciales americanas cuando Canal+ proyectó el último documental de Michael Moore, Farenheit 9/11, que apenas llevaba una semana en cartelera. Está claro que los comicios estadounidenses dan mucho juego a las cadenas de televisión.

Dejando un poco de lado la considerable labor de la La 2 en la promoción de cine no tan comercial (no olvidemos su espacio semanal dedicado al cine español en "Versión española") y adentrándonos en la película, quería resaltar el sopor que supuso la misma, a lo que ayudan los intervalos de publicidad, mientras Oliver Stone nos presentaba a un texano sin modales, borracho, medio bobo que llegó al poder absoluto. Realmente sólo da pinceladas de algunos de sus episodios más sonados sin profundizar en su ascenso político, lo cual deja coja la historia.

Stone, ése amigo de Santiago Segura que se dedica a realizar documentales venerando la figura de Fidel Castro o Hugo Chávez y cuya presencia acaba de ser declarada no grata en Argentina a raíz de unas declaraciones suyas en las que dedicaba un par de lindezas a la figura de Eva Perón, trata de presentarnos al Bush patán que él tiene en la imaginación a lo largo de 120 interminables minutos. Stone, erigido en el principal cineasta de cine político americano, no da la sensación de que sea capaz de rodar nuevamente con el atinado pulso de JFK, su más insigne obra. W no es más que una caricatura al lado de JFK, algo que por otra parte busca con las conversaciones entre el Presidente y sus asesores mientras preparan el ataque a Irak. En definitiva un film que sólo complacerá a aquellos que quieran ver eso, sin un ápice de veracidad y crítica lógica, mostrando todo con tal simpleza que hasta Oliver Stone podría llegar a la Casa Blanca.

Tiembla el calendario universitario

Parece que al fin llegó la revolución y el típico curso académico universitario de octubre a junio con recuperaciones en septiembre tiene sus días contados. La mayoría de rectores apoyan el cambio y no ven más que ventajas. Consistiría en comenzar las clases en septiembre y finalizarlas a finales de abril o principios de mayo, dedicando el mes de julio (o junio, aunque esto me parece algo más justito) a las recuperaciones.

Ganan todos, o eso dicen. Los profesores dispondrían de más tiempo para formarse o acudir a congresos. Los alumnos disfrutarían del mes de agosto independientemente de su rendimiento académico y podrían planificar el verano sin ataduras, así como buscar un empleo estival. Y las universidades agradecerían el cambio potenciando sus cursos de verano, que ganarían en tiempo y alumnos.

La idea no es muy novedosa, pues algunas universidades, sobre todo privadas, ya lo llevan a la práctica o, al menos, una versión light de la misma. Parece que la Universidad de Salamanca, la de Málaga o la Carlos III de Madrid, entre otras, ya lo tienen programado y aprovecharán la coyuntura de Bolonia para instaurarlo. Yo también defiendo este nuevo calendario, del cual se muestra reticente el rector de la Complutense, lo que nos empezaría a asemejar al sistema universitario americano aunque sólo sea en esto. De lo demás seguiremos a años luz con o sin convergencia europea.

El gran fin de semana de PedroJota


Lo ha conseguido y por la puerta grande, como los mejores; o como los que menos escrúpulos tienen. Ayer viernes PedroJota se vió sumido en medio de la actualidad política y deportiva del país y todo gracias a su labor al frente del, probablemente, periódico no gratuito más polémico de nuestra geografía. No contento con su ataque sin cuartel contra Calderón (todo sea por desvelar la verdad y desenmascarar al tramposo o delincuente) vendió a Soraya Sáenz de Santamaría al colocarla en portada y, de paso, a su colaboradora Nieves Herrero. Todo eso hizo el "bueno" de PedroJ. en un mismo día.


Lo de Calderón se trataba de una batallita personal en la que se había enfrascado desde hacía un tiempo, probablemente por las confidencias que Melchor Miralles le pudiera haber pasado, y en esa guerra había involucrado al Marca, cuyo director no es más que un tipo puesto a dedo por PedroJ. como favor a la defensa que hizo Eduardo Inda del Chalet "ilegal" de PedroJ. en Baleares cuando éste dirigía la edición insular de El Mundo. Un tipo cuya especialidad era la política y que dio el gran salto a la dirección del principal diario deportivo español. Y llegar y besar el santo, logrando la dimisión de Calderón.


Pero no contento con ello PedroJ. se la metió doblada (hablando en plata) a la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, a quien engañó y utilizó con su sesión fotográfica. El trato, de honor (ése del que se descojonaba el grupo editorial de PedroJ. cuando de él presumía Calderón), consistía en que una entrevista en tono íntimo y personal de Soraya, junto a una sesión fotográfica diferente a lo habitual, abriera una serie de 12 entrevistas a distintas mujeres a publicar en el dominical. PedroJ., listo y pillo, por no decir algo más, apreció el filón de tal imagen y se pasó por el forro el acuerdo verbal entre Nieves Herrero, entrevistadora reputada, y Soraya.


Y ya logró la polémica. La foto de la vallisoletana nos trae a la memoria al criticado pose de las ministras de cupo del PSOE y he aquí que los socialistas han vuelto a ser los más listos al salir al paso y defender las fotos de la diputada popular, contradiciendo las fuertes críticas llegadas desde la propia derecha. Esto confirma, una vez más, que es el propio Partido Popular el que se encarga de inmolarse sin necesidad de ayudas ajenas, a excepción de la intoxicación pertinaz de ciertos medios de comunicación otro tiempo admirados.

Vergüenza blanca

Tan blanca como lo es la camiseta del Real Madrid o tan blanco como el cabello de su Presidente, Ramón Calderón, el cual es el cabecilla de esta nueva humillación que debe sufrir la entidad madrileña y sus socios. Y todo por culpa de la ineptitud de quien lidera la empresa, que con su buena dialéctica y sus, aparentes, exquisitos modales logró auparse a la Presidencia del club merengue, no sin sonadas polémicas y un resultado demasiado justo.

Su caballerosidad se esfumó nada más apoltranarse en el palco, ése en el que hace y deshace a su antojo según denuncian contrastados medios como la COPE, y dio paso a un tipo poco comedido en sus intervenciones públicas (aunque éstas sean ante un grupo de estudiantes universitarios), desafortunado en la mayoría de sus apariciones y que se ha visto envuelto por una nube de sospecha continua en torno a sus tejemanejes al frente del club, lo que se ha traducido en sonadas dimisiones de algunos de los directivos más importantes y que más peso soportaron durante la campaña.

El bluff de Calderón parece no tener fin con las espantadas de Melchor Miralles o de Míchel, el cual no ha dudado en despacharse a gusto y reivindicar la responsabilidad del palentino en todo esto, o aquel fichaje mediático de Vlado Divac que costó un ojo de la cara a los de Concha Espina y que se largó tan rápido como llegó. Ahora, a la crisis institucional, se suma la deportiva, lo cual ensombrece más aún su labor y los medios de comunicación, sobre todo aquellos de los que no se sirvió Calderón (pues cada vez toma más cuerpo el pacto tácito del abogado con el grupo PRISA), no cejan en su empeño de demostrar el fraude que es Ramón Calderón.

La última ha consistido en destapar, con pelos y señales (se han dado nombres, fechas de nacimiento, colegio y universidad...), las personas que Calderón infiltró en la Asamblea, aquella en la que los Ultras Sur fueron "inesperados" protagonistas, para que apoyaron su gestión y amedrentaran e incomodaran a los críticos. No hay palabras para definir tal cosa y el crédito de Calderón está totalmente finiquitado. Quién sabe si la sombra de Florentino pende sobre estas informaciones, pero en tal caso, bienvenidas sean.

Los Globos de Oro premian a Kate Winslet y Slumdog Millionaire

El primer gran acontecimiento del año para los cinéfilos ha tenido lugar esta misma noche con la ceremonia de entrega de los prestigiosos Globos de Oro, antesala y rivales de los Oscars. Nuestra parejita de moda, la formada por Bardem y Penélope Cruz, estaban nominados por sus interpretaciones en Vicky Cristina Barcelona, pero ambos se fueron con las manos vacías. En el caso de Penélope, el premio recayó en la poco conocida Sally Hawkins, por Happy-go-lucky. Bardem vio cómo sus opciones se esfumaban gracias al gracioso papel del irlandés Colin Farrell en En Brujas.

Pero la noche tuvo varios nombres propios. En primer lugar Kate Winslet, quien ya iba mereciendo que su buen trabajo fuera reconocido, y los críticos decidieron concedérselo por partida doble por sus papeles en Revolutionary Road (otra vez junto a Di Caprio y dirigida por su marido Sam Mendes), como actriz principal, y The Reader, de tal modo que eclipsó a su más dura competidora, la veterana Meryl Streep, que también contaba con 2 nominaciones.

El film que se llevó todos los aplausos fue la nueva obra de Danny Boyle Slumdog Millionaire, de quien siempre se espera mucho tras su magnífica Trainspotting pero que llevaba unos años sin destacar. Su cinta independiente se ha alzado con los premios a mejor película, mejor director, mejor guión y mejor puesta en escena, catapultándola a los Oscars. Pero el resurgir del inglés coincide con el renacer de otro polémico actor, Mickey Rourke, que se reencuentra con lo mejor de sí mismo como protagonista de The Wrestler, que también ha triunfado en el apartado de mejor canción gracias a la letra y voz de Bruce Springsteen.

Del resto hay que destacar el esperado premio a mejor actor secundario que ha recaído en el difunto Heath Ledger, único premio obtenido por Batman: El caballero oscuro. Woody Allen también ha logrado que su film venciera en la categoría de comedias o musicales, así como Wall-E se ha impuesto entre las de animación, y la israelí Vals im Bashir ha derrotado a la italiana Gomorra en la disputa del premio a la mejor película de habla no inglesa. Aparte, entre las series de televisión ha triunfado 30 Rock, y la miniserie John Adams

Un reto fácil


A finales de mes tendrá lugar un foro popular que servirá como punto de encuentro del partido con sus afiliados y pistoletazo de salida para afrontar un par de procesos electorales importantísimos de los que dependerá, en gran medida, el futuro cercano del PP. Con tal motivo el blog de Miguel Ángel Maestre ha creado un "reto" a partir de las 6 premisas sobre las que se articulará el encuentro popular.

El reto en cuestión me lo ha enviado Miguel Pazos y yo lo dejaré sin asignar para que a quien le apetezca lo haga.

-Somos gente normal, comprometidos con nuestra sociedad e inconformistas por naturaleza.
-Sabemos que la indiferencia no puede ser una actitud pragmática y que la autocomplacencia no nos ayudará en ningún objetivo que nos propongamos.
-Pensamos que queda mucho por hacer y que debemos explorar otras vías para transmitir nuestro mensaje.
-Sentimos que no estamos solos y que nuestra visión de la política, de la economía y de la vida en general es la mejor opción.
-Apostamos por la libertad y la igualdad, por el respeto y la tolerancia, y por ello no dudamos en predicar con el ejemplo.
-Nos comprometemos a desarrollar un proyecto sólido, sin utopías, cercano a los ciudadanos, que solucione los problemas existentes en vez de crearlos nuevos, y que sea fácilmente reconocible y asumible por todos los españoles sin distinción alguna, donde quiere que vivan.

Un Pepiño Blanco del PP

Sobre esta espeluznante premisa giró una conversación-discusión que tuve con un amigo, pues él defendía la necesidad de un Pepiño en el PP. Yo, sinceramente, creo que el aparato del partido jamás habría dejado que una persona como José Blanco hubiese podido llegar tan alto y que los propios militantes y simpatizantes populares se habrían encargado de echar a patadas a Pepiño de su puesto. Y no es sólo por su carencia de estudios superiores, sino por su actitud de pantomima política que tanto enerva a quien posee dos dedos de frente.

Mi amigo afirmaba que no era necesario tener estudios para llegar tan arriba en política, quizás porque él se encuentra en similar posición, y, en parte, lo comparto. Pero aquí hay que poner los puntos sobre las íes, pues los estudios universitarios no implican que una persona, por el mero hecho de haberlos cursado, esté más preparada para dar la cara día tras día en función de su cargo político. En definitiva el político debe ser una persona capaz de vender un producto, y ahí entran en juego las cualidades innatas, o aprendidas, de cada uno.

Cierto que necesitamos un Pepiño, pero uno cualificado, cuya imagen no sirva de mofa y cachondeo ajeno, pero sí necesitamos a un tipo que siembre polémica de manera dirigida y contrarreste las artes socialistas con su misma moneda. No se puede ser siempre el partido blandengue del espectro político, y esto lo supo Aznar que por ello contó con la inestimable ayuda, en esas lides, de Álvarez Cascos. Y es que no nos engañemos, Pepiño ejerce una labor importantísima para el PSOE, y así se lo reconoce el partido y Zapatero, manteniéndole en su puesto, aunque a nosotros nos parezca un insulto a la decencia y otra mancha negra sobre nuestra degradada política. De hecho, tipos como José Blanco hacen que el desprestigio se esté acelerando de manera exponencial.

Ahora bien, este sujeto que se dedica a soltar sapos y culebras por la boca, que siembra incertidumbre y malmete, tampoco es amado por los votantes socialistas y parece que no está en su quiniela de favoritos al cargo de sucesor de Zapatero, como se desprende de la última encuesta de El Mundo y Sigma Dos, hace un par de días. Sólo un 5% le quiere, estando a años luz de Fernández de la Vega, Bono, Rubalcaba o Chacón. Puede que algún intrépido socialista intente maquillar el pobre respaldo de Pepiño alegando a su desgaste político por estar continuamente en el ojo de huracán, pero no deberá llevarse a engaño, Pepiño simplemente vale para lo que vale, y para lo demás necesitaría algo más de formación en todos los aspectos.

Tópicos españoles según Woody Allen


Parece que al cineasta neoyorkino Woody Allen no le enseñaron la esencia asturiana cuando acudió a recoger su Premio Príncipe de Asturias, ni notó diferencia alguna al tocar en el Festival Internacional de Jazz de Vitoria con el resto de España, y de ahí que todos los tópicos españoles que un desinteresado extranjero puede tener en mente queden vastamente reflejados en una película como la que nos ocupa: Vicky Cristina Barcelona.

Ni la presencia de Penélope Cruz ni de Javier Bardem, así como un plantel técnico de mayoría española, parecen haber servido para que Woody Allen retocara su guión de modo que fuera más acorde a la realidad de las regiones visitadas en el film: Asturias y Cataluña. Y digo esto porque en el Principado Bardem y Rebeca Hall deciden degustar un buen vino y escuchar un recital de guitarra española, cuando habría quedado mucho más apropiado escanciar una buena sidra y sentir los especiales sonidos de la gaita.

En cierto modo me da la sensación de que Allen se ha dejado guiar bastante por el cine de Almodóvar, incurriendo en clichés y desvirtuando este film de propaganda barcelonesa, pues no en vano su rodaje en la capital catalana se debe a los 2 millones de euros aportados por instituciones públicas catalanas. El último trabajo de Woody no está mal, sigue su línea de enredos amorosos prácticamente inverosímiles, y lo complementa unas acertadas interpretaciones, destacando el papel secundario de nuestra Penélope, realmente desquiciante, y que apunta al Oscar. Bardem y Hall también se muestran correctos, lo que les ha valido una nominación a los Globos de Oro aunque, particularmente, no encuentro tan sublime a Javier Bardem como para merecer esta distinción.

En definitiva, se trata de un largometraje con la firma de Woody Allen y pinceladas almodovarianas, que fuera de nuestras fronteras está siendo admirada por el público pero que para quien conozca nuestra tierra y la idiosincrasia española no creo que se se sienta partícipe del entorno reflejado en la pantalla.

2009, el año de Rajoy

3 semanas después, por pereza y cambio de rutina, regreso al blog y qué mejor que hacerlo analizando someramente el panorama político que se nos avecina este año 2009. Por cierto, feliz año a todos.

Como véis el título reza que este será el año de Rajoy, para lo bueno o para lo malo, lo cual es más probable, y su futuro al frente del partido dependerá de lo que acontezca este año, con importantes citas electorales como las gallegas, las vascas y las europeas, y con un liderazgo puesto en entredicho, otra vez, por El Mundo y sus amigos de Sigma Dos, que han decidido comenzar el año sin dar tregua alguna a Mariano, publicando una encuesta de la que se desprende que el candidato preferido para el PP, a nivel global, es Gallardón, saliendo muy bien parado Rodrigo Rato y no tan mal Rajoy, a excepción de dentro de su partido donde rivaliza en adeptos con Esperanza Aguirre. Yo, si prefiero alguno, sería Gallardón, pero creo que el PP necesita un nuevo rostro que ilusione y que no haya sufrido desgaste alguno, de modo que no tenga detractores acérrimos de antemano. Pensando en un nombre se me ocurre González Pons, pero no es más que una idea.

La primera piedra de toque será el 1 de marzo, fecha incómoda para el PSOE por su diferencia de criterios según la región, y eso es algo que el PP deberá aprovechar y demostrar su histórica condición de partido con discurso único y reconocible. Sus ideas valen tanto para Galicia como Euskadi y Feijoo y Basagoiti deben ser portavoces oficiales de tal ideario, a la par que consecuentes con lo que el PP lleva años defendiendo. Es por ello por lo que apoyo el posible pacto con el PSOE para sacar a los nacionalistas del Gobierno vasco. No son compañeros de viaje que me agraden, es más, me aterran por su simplista forma de ver la vida, su condición de veletas políticos y sus irrisorias soluciones a las dificultades, por no hablar de su extraña postura ante el terrorismo vasco; ante los demás lo tienen muy claro, hasta que eso también dé votos, claro.

Peor sería ir de la mano de Ibarretxe, a la par que incomprensible y carente de cualquier lógica, y una unión PSE-PNV supondría otros 4 años de calvario para la sociedad vasca y, por ende, a la española. En Galicia las cosas están más claras y todo pasa por obtener resultados como en tiempos de Fraga, pues poco se puede hablar con el BNG si se pretende entablar algo más que un diálogo de besugos. Y tras estos comicios resurgirá Jaime Mayor Oreja, mi ministro de Interior preferido, que ha aceptado nuevamente el reto europeo -aunque tampoco tenía mucho acomodo político fuera de Bruselas- y cuyo nombramiento algunos tildan de jugada mágica de Rajoy, algo que me asombra pues siempre lo vi muy claro. Quienes deseaban crucificar a Gallardón y enterrar a Rajoy ahora se rasgan las vestiduras ante la situación que se presenta, en la que una derrota del PP sería una derrota compartida por los 2 ex-ministros y una victoria vendría a confirmar, por fin, el liderazgo del que, probablemente, hubiese sido el mejor Presidente de España.