Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Vergüenza blanca

Tan blanca como lo es la camiseta del Real Madrid o tan blanco como el cabello de su Presidente, Ramón Calderón, el cual es el cabecilla de esta nueva humillación que debe sufrir la entidad madrileña y sus socios. Y todo por culpa de la ineptitud de quien lidera la empresa, que con su buena dialéctica y sus, aparentes, exquisitos modales logró auparse a la Presidencia del club merengue, no sin sonadas polémicas y un resultado demasiado justo.

Su caballerosidad se esfumó nada más apoltranarse en el palco, ése en el que hace y deshace a su antojo según denuncian contrastados medios como la COPE, y dio paso a un tipo poco comedido en sus intervenciones públicas (aunque éstas sean ante un grupo de estudiantes universitarios), desafortunado en la mayoría de sus apariciones y que se ha visto envuelto por una nube de sospecha continua en torno a sus tejemanejes al frente del club, lo que se ha traducido en sonadas dimisiones de algunos de los directivos más importantes y que más peso soportaron durante la campaña.

El bluff de Calderón parece no tener fin con las espantadas de Melchor Miralles o de Míchel, el cual no ha dudado en despacharse a gusto y reivindicar la responsabilidad del palentino en todo esto, o aquel fichaje mediático de Vlado Divac que costó un ojo de la cara a los de Concha Espina y que se largó tan rápido como llegó. Ahora, a la crisis institucional, se suma la deportiva, lo cual ensombrece más aún su labor y los medios de comunicación, sobre todo aquellos de los que no se sirvió Calderón (pues cada vez toma más cuerpo el pacto tácito del abogado con el grupo PRISA), no cejan en su empeño de demostrar el fraude que es Ramón Calderón.

La última ha consistido en destapar, con pelos y señales (se han dado nombres, fechas de nacimiento, colegio y universidad...), las personas que Calderón infiltró en la Asamblea, aquella en la que los Ultras Sur fueron "inesperados" protagonistas, para que apoyaron su gestión y amedrentaran e incomodaran a los críticos. No hay palabras para definir tal cosa y el crédito de Calderón está totalmente finiquitado. Quién sabe si la sombra de Florentino pende sobre estas informaciones, pero en tal caso, bienvenidas sean.

4 comentarios

Miguel A. dijo...

Es una vergüenza. Todo esto empezó gracias a Abellán, lo cual vuelve a indicar la importancia del periodismo.

Un saludo

Fernando dijo...

Ya lo dice Federico, Nuestro Profeta: este caso no es más que un indicio de cómo va España (chapuza, chulería, corrupción, ...).

Ramón_Lozano dijo...

Sin ofender, ¿profeta de quién? Mío no ;)

Fernando dijo...

Sólo hay una liberal verdadera,
Esperanza,
y Federico es su Profeta.

(Es broma, eh?)