Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

W


W es el título del biopic (película biográfica) sobre el Presidente saliente de EEUU, George W. Bush, que ayer mismo emitió La 2 en prime time como colofón a la cobertura de la investidura de Barack Obama. Aunque el film me decepcionó sobremanera debo agradecer que una cadena generalista apueste de esta manera por el cine, pues no en vano se trata de un título estrenado a mediados de octubre en EEUU y que aún no ha llegado a las salas españolas.

No obstante no pensemos que es un privilegio del que sólo gozamos en España, pues Austria, Italia y Alemania también tenían programada su emisión estos días. Sólo recuerdo un caso similar en España y fue con motivo de las anteriores elecciones presidenciales americanas cuando Canal+ proyectó el último documental de Michael Moore, Farenheit 9/11, que apenas llevaba una semana en cartelera. Está claro que los comicios estadounidenses dan mucho juego a las cadenas de televisión.

Dejando un poco de lado la considerable labor de la La 2 en la promoción de cine no tan comercial (no olvidemos su espacio semanal dedicado al cine español en "Versión española") y adentrándonos en la película, quería resaltar el sopor que supuso la misma, a lo que ayudan los intervalos de publicidad, mientras Oliver Stone nos presentaba a un texano sin modales, borracho, medio bobo que llegó al poder absoluto. Realmente sólo da pinceladas de algunos de sus episodios más sonados sin profundizar en su ascenso político, lo cual deja coja la historia.

Stone, ése amigo de Santiago Segura que se dedica a realizar documentales venerando la figura de Fidel Castro o Hugo Chávez y cuya presencia acaba de ser declarada no grata en Argentina a raíz de unas declaraciones suyas en las que dedicaba un par de lindezas a la figura de Eva Perón, trata de presentarnos al Bush patán que él tiene en la imaginación a lo largo de 120 interminables minutos. Stone, erigido en el principal cineasta de cine político americano, no da la sensación de que sea capaz de rodar nuevamente con el atinado pulso de JFK, su más insigne obra. W no es más que una caricatura al lado de JFK, algo que por otra parte busca con las conversaciones entre el Presidente y sus asesores mientras preparan el ataque a Irak. En definitiva un film que sólo complacerá a aquellos que quieran ver eso, sin un ápice de veracidad y crítica lógica, mostrando todo con tal simpleza que hasta Oliver Stone podría llegar a la Casa Blanca.

1 comentarios

Miguel A. dijo...

Yo no sabía ni que la daban; la 2 no suele hacer demasiada propaganda. ¡Me lo debiste de decir! Jajajaja.

Un saludo