Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

La primera grande que cae

Ayer el parqué de Madrid se encontraba revuelto, muy tenso y se llevaba por delante a Martinsa-Fadesa, una de las grandes del sector. En concreto la inmobiliaria con más activos, pero también contaba con una gran deuda y los bancos se negaban a concederle más créditos. Ante el inminente vencimiento del plazo de amortización de la deuda, y el caso omiso del Gobierno (aunque supuestamente Zapatero en persona habría prometido financiación a través de los créditos oficiales del Estado por medio de ICO), Martinsa ha dicho basta y ha convocado el concurso voluntario de acreedores, es decir, la suspensión de pagos.

Tal y como suena ha caído uno de los últimos iconos del boom del ladrillo en España. Fadesa, empresa radicada en La Coruña, que durante años patrocinó al Deportivo de la Coruña, fue literalmente engullida por la ambición y las ganas de un emergente empresario llamado Fernando Martín. Desconocido hasta que se sentó en el sillón presidencial del Real Madrid, aunque con escaso éxito, comenzó su escalada en el ámbito empresarial (algo que se remontaba a su visión de futuro cuando se hizo con la mayoría de terrenos de Sanchinarro y Las Tablas, nuevas áreas de expansión de Madrid) y culminó una de las adquisiciones inmobiliarias más sonadas junto a su socio Antonio Martín con la compra de la gallega Fadesa.


Se creaba así una de las mayores inmobiliarias españolas con una reserva de suelo impresionante y futuros planes de expansión que auguraban a la nueva Martinsa un gran porvenir, a pesar de la deuda que debía refinanciar, la cual ha condenado definitivamente a este gigante con los pies de barro a declarar la suspensión de pagos. Sus efectos, los cuales derivan de la crisis, ésa que Zapatero se negó a aceptar, no sólo afectan a los trabajadores que serán despedidos sino también a las familias que esperaban pacientemente la entrega de vivienda. Y es que este colectivo ya empieza a quejarse y ya se oyen voces por Burgos, ciudad que no es ajena a las promociones de Fadesa.

Fernando Martín sabía de las dificultades por las que pasaba el sector y por eso aceptó encabezar el G-14, grupo que reunía a las principales inmobiliarias, y por desgracia para él, decidió confiar en la palabra dada por el Presidente de España prometiéndole ayuda a través del Instituto de Crédito Oficial a cambio de no suspender pagos antes de las elecciones. Ahora, como muy a menudo, ZP se olvida de quien le ha ayudado. Y eso no es ser socialista, conservador o liberal. Eso es otra cosa y suena muy feo.

Pero el vallisoletano Fernando, que amasó su fortuna en Madrid, no es el único mito que la crisis del ladrillo se ha encargado de tragarse. Antes de él también pasaron por parecida situación el bilbaíno afincado valenciano, Enrique Bañuelos, quien sacó a bolsa una discreta inmobiliaria y consiguió revalorizarla un 1000%, convirtiéndose en el hombre de moda, atrayendo a accionistas del calibre de Amancio Ortega y permitiéndose el lujo de residir en su fabuloso piso neoyorkino. Después el parqué puso en su sitio a Astroc y Bañuelos fue obligado a vender su participación. Hoy Astroc es historia y su presente es Afirma, la cual resulta de pequeña reestructuración del mercado.


Y tampoco pasó desapercibido el astuto sevillano Luis Portillo, quien había crecido a las faldas de Joaquín Rivero en Metrovacesa (la gran empresa del sector, hoy disuelta por conflictos internos entre los Sanahuja, por un lado, y Rivero y Bautista Soler, por el otro) y consiguió convertir su pequeña empresa herencia de la Expo del 92 en una de las más potentes a nivel nacional. Todo a golpe de OPAs, pero Colonial figuraba en lo más alto, y Portillo disfrutaba de su éxito en su nueva kilométrica finca e invirtiendo en el BBVA e Iberdrola. También Colonial tembló antes del fin de año del 2007 y la salvación pasó por largar a Portillo. Otro mito caído.


Sin embargo hay uno que se salvó de la quema, y lo hizo a lo grande. Manuel Jove, fundador de Fadesa, supo vender su participación en la inmobiliaria y recibir por ello más de 2200 millones de euros con los que reinvertir en otros sectores, como el de la energía, a través de su nueva sociedad, Inveravante, o en la banca. De hecho puso unos miles de millones de euros para pasar a ser el principal accionista individual del BBVA y, aunque se especuló mucho acerca de su entrada en el accionariado del banco, ni siquiera posee sitio en el consejo de administración. Pero a pesar de todo es triste ver cómo empresas que han llegado a tener una capitalización superior a los 12.000 millones de €, ahora apenas llegan a los 4.000. El sector en el que España era una referencia en Europa y el mundo ha sucumbido a su propia desmesurada expansión.

5 comentarios

Andrés Álvarez dijo...

Yo sólo te digo que en Vigo a Fadesa le acabaron llamando "Fodesa" por su patrocinio al Depor, entre ellos el propio Touriño...XD

Si es cierta la promesa de crédito del gobierno antes de las elecciones para mantener callado al personal de Martinsa-Fadesa, estamos ante una grave traición por parte del Estado.

Ramón_Lozano dijo...

Lo de la reunión lo ha contado El Confidencial. Parece ser que Fernando Martín se reunió personalmente con Zapatero y éste le prometió ayuda a través del ICO. De hecho el ICO jugó una baza importante los meses anteriores a las elecciones y se habló de que el Estado reservaba un gran fondo para destinarlo a créditos para evitar que quebrara alguna gran constructora o inmobiliaria antes del 9M.

Fernando dijo...

Querido Ramón:

El post es muy bueno, muy bien hecho.

No sé si sigues en Italia, o si has vuelto, o si tus familiares y amigos te han contado el miedo que empieza a haber en España. Circulan todo tipo de rumores sobre la quiebra de los bancos, de las cajas, de las inmobiliarias, con miles y miles de parados en otoño. Para que te hagas idea del terror, te diré que hay rumores hasta de ¡¡¡El Corte Inglés!!!!

Es patético que al frente, en estos duros momentos, haya un tío al que sólo se le ocurre hacer símiles con los capitanes optimistas de los barcos.

F.

Ramón_Lozano dijo...

Pues sí, todavía estoy en Italia, aunque ya sólo me quedan 10 días... Lo que no sabía es que fuera para tanto el temor que hay en la calle. Pero vamos, todas las inmobiliarias están en el punto de mira y como las aerolíneas también empiezan a sufrir es normal que los rumores se extiendan. Aunque me da que El Corte inglés no tendrá ningún problema, o eso espero, ahora que piensan construir un Corte Inglés de verdad en Burgos...

un saludo

ICE MAN dijo...

Ramón, el problema de Fadesa va más allá de promesas incumplidas, los colaboradores necesarios han sido los bancos y cajas de ahorros que han prestado alegremente la pasta, entre los afectodas está Caja Burgos con más de 28 millones de euros, está mala gestión va a cortar el grifo a empresarios Burgaleses que verán como no les renovarán sus pólizas de crédito....el castillo de naipes empieza a tambalearse

un saludo