Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

¿Cómo afectará la crisis aérea al nuevo aeropuerto de Burgos?

Con apenas poco más de una semana en funcionamiento el nuevo aeropuerto de Burgos resulta que surge en medio de la incertidumbre mundial sobre el futuro de las aerolíneas por culpa del petróleo. España no es ajena a este clima de dudas y de recortes de plantillas y presupuestos como evidencia el ERE de Spanair, la eliminación temporal de rutas de Ryanair o las dificultades que están encontrando Clickair y Vueling para su fusión.

Y he aquí que echa a andar un nuevo aeropuerto en Castilla y León. Pequeño, como el de Albacete, aunque ajustado a las necesidades de la ciudad y habida cuenta de encontrarse rodeado de instalaciones aeroportuarias como las de Vitoria, León, Valladolid, Madrid, Santander o Bilbao. De momento cuenta con una oferta que es la envidia de los otros 3 aeropuertos de la región en el momento en que fueron inaugurados, con los destinos de Mallorca, Barcelona y París cubiertos por las compañías españolas Air Nostrum y LagunAir.


Pero las perspectivas de futuro son otra cosa y la pregunta queda en el aire. ¿Este prometedor inicio no se encontrará con problemas para su expansión por culpa de la crisis en la aviación civil? El objetivo actual parece que consiste en atraer una aerolínea de bajo coste aunque no tiene pinta de que vaya a ser una tarea fácil. De todas formas Burgos podría venderse como un buen destino para el turismo de interior y como un punto excelentemente comunicado para quien desee viajar a otra parte de la región o proximidades pagando poco por su vuelo. Espero que echen el resto y no desistan y aprovechen las ventajas que supone un aeropuerto pequeño a escasa distancia de un casco urbano singular.

Foto: interior del Aeropuerto. Cortesía de Forjamus

1 comentarios

Fernando dijo...

Hablo desde la ignorancia, pero creo que el futuro de muchos de estos pequeños aeropuertos es atraer compañías que no quieren pagar las altas tasas de los aeropuertos grandes. Así han salido adelante algunos pequeños aeropuertos cercanos a París o Londres, y creo que también ha habido casos en España, como Gerona o Reus.

Claro, es lo que tú apuntas: la regla es buena en época de prosperidad. Ahora, en que los viajeros recortan la compra de billetes, los aeropuertos recortan las tasas y las líneas recortan las tarifas y los vuelos, quizá no sea el mejor momento para empezar a competir.

A ver qué pasa.

F.