Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Llegó, vio, venció

Como si de un emperador romano se tratara, Fernando Alonso ejerció de César del Imperio Ferrari en las lejanas y exóticas tierras de Bahrein. No obstante, no le eran extraños los laureles por el desierto del jeque, pues con ésta ya van tres victorias en el circuito de Al Shakir. Pero ésta tiene un sabor y un color especial. Las anteriores fueron con Renault y hacerlo con Ferrari es una sensación novedosa que por sí misma puede justificar la carrera de cualquier piloto. Lograrlo nada más aterrizar en la Scuderia es un punto más (por lo histórico de debutar con victoria para los nostálgicos de las anécdotas banales) y un método inmejorable para quitarse la presión de encima. Y de paso ir definiendo quién es el líder en Maranello; por méritos, por supuesto.

Gracias a una buena salida corrigió el pequeño error cometido en la clasificación que le había relegado justo por detrás de su compañero. Perfectamente subsanado el handicap inicial -importante porque de ello también dependen las paradas en boxes- se lanzó a la persecución de Vettel, un niño figura al más puro estilo Alonso. No se separó nunca más de 3 segundos del teutón, aproximándose en ocasiones gracias al mejor ritmo del español que finalmente pudo aprovecharse del desfallecimiento mecánico del Red Bull, superando con facilidad a Vettel y lanzándose a por una victoria incontestable. La lectura más positiva, amén del triunfo, es ese ritmo bestial que impuso el asturiano, estableciendo la vuelta rápida de carrera, siendo ésta un segundo más rápida que la de cualquier otro.


Alguersuari también consiguió redimirse de su fallo -derrape espectacular- en la Q1, realizando una carrera muy sólida y rápida, con buenos tiempos, acabando por delante de su compañero, el cual fue a otra táctica. De la Rosa, que tampoco salió contento de los entrenamientos oficiales, logró un par de buenos adelantamientos en carrera, siendo superior a su compañero nipón, intentando luchar por el último punto. Objetivo que nunca tuvo al alcance de la mano, siendo su equipo una de las decepciones del inicio del Mundial, debiendo abandonar ambos pilotos por problemas mecánicos. En el caso de De la Rosa por el sistema hidráulico.

Entre el resto la superioridad esperada de Hamilton sobre Button o de Vettel sobre Webber. Por contra, Nico Rosberg consiguió batir al Kaiser en su primer "duelo", siendo 4º en la clasificación y 5º en carrera, siempre por delante de un Schumacher al que no se ve fino. No obstante, aún es pronto para juzgar su retorno.

2 comentarios

Fernando dijo...

No puedo alegrarme de la noticia, Ramón: hay algo en este tío que me resulta repulsivo, una altivez estúpida que cuando luego tiene que vender relojes o acciones del Santander se convierte en buen-rollo-baboso.

Lo siento, debo ser un mal patriota, pero su victoria me deja frío, casi me molesta un poco, no como (por ejemplo) con Gasol o los otros de la NBA.

Ramón_Lozano dijo...

Ya sé que a mucha gente no le cae bien Alonso. Yo siempre diferencio el profesional de la persona y es por ello que en cierto modo venero a Fernando Alonso. Además es español -y profeta en tierras ibéricas- lo que es otro acicate más para apoyarle y seguirle día a día. Ya sé que Gasol y otros muchos son más agradables y más majos y despiertan más simpatías, pero a mi me gusta valorar al deportista, independientemente de lo chulo o maleducado que pueda ser.

Saludos