Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Inverosímil cúmulo de despropósitos en el Real Madrid

La credibilidad de Florentino Pérez contrasta con la de sus supuestos rivales a la presidencia del Real Madrid, Juan Onieva y Eduardo García. Onieva, representante de futbolistas y ex-director económico del Real Madrid en la época en que se generó la inmensa deuda del club, se ha retirado de la puja al quedarse sin el 50% del aval que dependía directamente de su número 2, quien se sintió ofendido por la prensa madrista al ser tildado de friki. También se quejó amargamente del apoyo recibido por Florentino de los medios de comunicación y la imposibilidad de pelear contra ello. Parece que Onieva y compañía se han dado cuenta de la dificultad de su empresa y han dado marcha atrás para evitar un ridículo cantado. Y eso que Onieva parecía la alternativa de mayor peso, si exceptuamos la de Eugenio Martínez, que no llegó a cuajar. De Villalonga nada se ha vuelto a saber.

Peor es lo del tal Eduardo García que pretende demandar al club para que se elimine la necesidad de presentar el millonario aval. Sobran las palabras para definir este absurdo que pone en evidencia al candidato. Si ni siquiera ofrece seriedad en el periodo pre-electoral, ¿cómo van los socios a depositar su confianza en él? Por lo menos Calderón supo mostrarse como una opción seria y fundamentada hasta conseguir el disputado sillón.

Con Florentino Pérez como seguro Presidente del Real Madrid, queda la duda de quién entrenará al equipo. Wenger y Ancelotti andan diciendo que se quedan en sus clubes, aunque no hay nada seguro. Mourinho se permitió ayer despreciar el banquillo madridista manteniéndose fiel al Inter de Milán. El nombre de Juande se rumorea para irse a orillas del Manzanares pues, a pesar de su excelente labor al frente del equipo y los numerosos records batidos, de él sólo se recordará el 2-6 del derbi y el decadente, aunque lógico, final de temporada.

Ante esta tesitura empieza a sonar el nombre de Valdano para regresar al banquillo, aunque no parece que él esté por la labor. Laurent Blanc, exjugador del Barça, va haciéndose con un nombre gracias a su condición de francés (Zidane lo avalaría) y su conocimiento del fútbol español y a su magnífica labor al frente del Girondins de Burdeos que, tras ganar la Copa de la Liga, opta a vencer el título de Liga. También Míchel, quien resultó ser un acérrimo rival de Calderón, suena para el puesto, aunque se encuentra enfrascado en eludir el descenso con el Getafe. De momento está haciéndolo bastante bien. Laudrup también tiene sus opciones, sobre todo tras descartar entrenar al Ajax y al Wolfsburgo (campeón de la Bundesliga) por problemas de idioma. Su cartel en España es bueno gracias a su paso por Getafe, aunque en el Spartak de Moscú, equipo con un presupuesto que no hace honor a su historia, acaba de ser destituido. Hugo Sánchez, la opción de Onieva, no parece que se contemple.

2 comentarios

Fernando dijo...

Hola, Ramón, tu análisis es muy bueno, pero no responde al Tema Fundamental: ¿qué va a ser de nuestro Guti? ¿Tú crees que tendrá asegurada su plaza, en la categoría de Viejas Glorias, como le pasa a Raúl???

Me gusta que cites a Juande. Hay algo heroico, dramático, en esta figura, el entrenador que se hace cargo de un equipo a la baja, que empieza a ganar partidos, dentro y fuera de casa, uno tras otro, y al que luego le echan porque pierde el penúltimo frente al Barça. Queda como de drama de Calderón, la predestinación y todo aquello, pero también como un símbolo de la injusticia de la vida. Espero, de verdad, que le vaya bien, y que acabe en un sitio más agradecido.

Ramón_Lozano dijo...

Según he leído Guti es uno de los intocables, de los que seguro seguirán la próxima temporada. Otra cosa es que juegue, porque si tiene a Kaká o Silva y a Xabi Alonso en su posición, difícil lo va a tener.

A lo mejor un día escribo sobre Juande, uno de los protegidos por José Ramón de la Morena. Lo hizo fenomenal en el Sevilla, y su llegada al Tottenham fue buena, con título incluido. En el Madrid ha hecho algo impensable: dar batalla al Barça hasta el final. Lo malo es cómo está acabando la temporada, sin pasión ni ganas. Pero claro, sabiendo que su sitio estaba fuera del Bernabéu... sólo haber ganado la Liga -o sea, un milagro- le podría haber dado alguna esperanza de seguir con los merengues.

Saludos