Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Valladolid se mueve al son de un crucifijo


Precisamente en una ciudad castellana que para nada se cuestiona este tipo de cosas es donde surge el problema, y todo "gracias" a un anónimo ciudadano de apellido Pastor, muy típico pucelano, que ha decidido iniciar la guerra por su cuenta. Parece que su problema no es realmente religioso, pues no parece que el crucifijo atente contra su fe, sino que todo se debe a sus ganas de tocar las narices con la Ley por delante. Sin más. No creo que su hijo llegue llorando a casa por un crucifijo que adorna su clase.

Pero este ciudadano ha logrado que su causa traspase fronteras siendo portada en Italia y ha hecho de su problema de laicismo (o ateísmo, vete tú a saber) una causa mediática a la que ni siquiera se atreven a apuntarse desde el PSOE, que se atiene a la legalidad para evitar juicios morales. El PP, por medio de Cospedal, se ha pronunciado asegurando que respeta la decisión judicial pero matizando que a ellos, a los del PP, no les molestan los crucifijos. Y es que estos crucifijos no son más que un mobiliario heredado de la tradición y bendecidos por la gran mayoría de la gente, pues profesan la religión cristiana.

Es entendible que en colegios donde haya una importante mezcolanza de ideas religiosas se eviten conflictos de este tipo para favorecer la convivencia de los alumnos. De momento, en Castilla y León, su Presidente, Juan Vicente Herrera, ya ha insinuado que estudian recurrir tal decisión que no responde más que al capricho de un individuo. Tal capricho es el que dejará al resto de compañeros de su hijo sin Belén navideño ni otra serie de cosas populares ligadas a la religión cristiana.

Pero conviene dejar bien claro que el problema no reside en que se profese otra religión, argumento esgrimido multitud de veces para justificar la retirada de símbolos cristianos, sino que todo se debe a que a un tipo le "jode", hablando pronto y mal, todo lo que tenga que ver con la fe cristiana y, por desgracia, ha logrado que la Justicia se ponga de su parte, en contra de la gran mayoría. Pero más triste es que probablemente los niños acaben pagándolo con quien menos culpa tiene, el hijo del denunciante.

5 comentarios

Miguel A. dijo...

Lo que me molesta es que parece que con la única religión que hay que ser laicos es con el catolicismo. Además no es un laicismo positivo, si no un anticlericalismo en toda regla.

Un saludo

JOSÉ dijo...

La verdad, y perdona la expresión, a mi me suda que haya o no un crucifijo en la escuela.
Cosas más importantes hay.

Un saludo

ICE MAN dijo...

Es otra payasada más de la izmierda.

Yo cuando sufrí un ayuntamiento sociata y su primera obra importante fue cambiar el nombre de ciertas calles que olían a franquismo, supuse que la segunda oleada era quitar el nombre a muchas que tiene nombre de santo o santa...ya se sabe, por no ofender...

un saludo

Santiago Chiva, Granada dijo...

La sentencia que ordena retirar los crucifijos de un colegio público de Valladolid plantea de nuevo el modo de tratar el hecho religioso en los espacios públicos. La forma en que se ha planteado no augura una solución pacífica para conflictos futuros en otros ámbitos. Un hecho ocurrido en una universidad pública española puede servir para la reflexión. En los comedores universitarios, servicio directamente gestionado por la propia Universidad, desde hace unos años se ofrece la posibilidad de llevarse la comida preparada a casa. El tema no surgió espontáneo, sino a petición de estudiantes musulmanes en el periodo del Ramadán. Tampoco es casual que no haya un gramo de carne de cerdo en los platos que allí se sirven cada día. Responde a una solicitud de dicho colectivo. Los hechos no han planteado problema alguno. Solamente hace dos años, algunos estudiantes católicos pidieron que ya que todas las semanas se ponía pescado en vez de carne una o dos veces, que al menos en Cuaresma se hiciera coincidir que no hubiera carne el miércoles de Ceniza y los viernes de esas semanas. El servicio de comedores accedió a la sugerencia, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta los antecedentes. Nadie se ha quejado. Sin embargo, si aplicamos el laicismo genuino, es decir, si no se hubiera tenido en cuenta el hecho religioso, no se deberían haber atendido ninguna de las dos solicitudes. Y no creo que se hubiera conseguido el mismo grado de satisfacción.

Santiago Chiva, Granada (España)

Ramón_Lozano dijo...

Santiago, pues es un buen ejemplo, sin duda. Se plantean cosas similares pero diferentes y el problema real reside que en vez de dialogarlo y discutirlo se han saltado este paso para ir a los tribunales e ir con la razón por delante. Desde luego que no es la mejor forma para sar solución a esto.