Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Gomorra: la película europea del año

No tuve oportunidad de verla en Italia, aunque fue Gomorra el primer libro que me compré allí, cuando apenas sabía chapurrear un poco de italiano. Roberto Saviano, el periodista autor de la obra, lleva ya 2 años escoltado y ocultado por la Policía italiana ante las serias amenazas de muerte recibidas por el clan de los Casalesi, liderados por Francesco "Sandokan" Schiavone, quien vivía en una mansión réplica de la de Tony Montana -Al Pacino- en Scarface:el precio del poder, y que ahora maneja el cotarro desde la cárcel en la que se alojará de por vida.


Ese "error" cometido por Saviano, el de mostrar con pelos y señales las actividades ilegales de los camorristas y dar sus nombres, ha sabido subsanarlo Matteo Garrone, director de la película, que nos acerca la realidad de la Camorra en la región de Campania sin artificios y sin nombres de grandes capos reales, sino presentándonos a ciudadanos anónimos involucrados en esta red criminal. Tanto es así, que la Camorra enviaba a su gente para controlar el rodaje e, incluso, participar de él, lo que se ha traducido en el arresto de uno de los actores principales.


Garrone, reputado cineasta italiano, logra reflejar la descarnada realidad napolitana en esta cinta de algo más de 2 horas, y lo hace sin artificios ni glamour alguno, alejándose así de otros films americanos tales como "El Padrino", "Casino", "Infiltrados" o "Uno de los nuestros". De hecho, la indispensable serie "Los Soprano" se convierte en refinamiento y glamour al lado de Gomorra. Además se trata de una película no apta para todos los públicos, no sólo por su no recomendación para menores de 18 años, sino porque el estilo narrativo y sus imágenes libres de todo artificio hacen que, o bien sea amada, o detestada a partes iguales.


Pero sin duda nos aproxima a las peligrosas calles a los pies del Vesubio. Quienes han vivido en Nápoles confirman lo visto en la pantalla, donde los tiroteos tienen lugar mientras a escasos metros la vida de la ciudad prosigue sin alteración alguna. Dicen que Nápoles es un caos, pero que hay que verla. Se trata de una ciudad atemporal, que parece mentira que pueda existir en plena Europa. Un lugar donde los semáforos son mero adorno y las típicas vespas se convierten en el utilitario familiar (hasta padre, madre, 2 niños y la sillita del bebé!!!), y en medio de todo ello campa la mafia italiana más sanguinaria de todas, la Camorra.


2 comentarios

Miguel A. dijo...

Intentaré ver la película y leer el libro.

Un saludo

Fernando dijo...

Habrá que ir a verla, aunque si nos interesan los temas de mafias, a lo mejor nos basta con leer el periódico de estos días (secciones España y Economía).