Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Laporta se tambalea y Calderón se consolida


No pretendo hacer leña del árbol caído, pero ante la escasez de noticias del mundillo político prefiero hacer una breve reflexión futbolera. Y quiero comparar, brevemente, dos proyectos que nacieron de manera muy diversa y que, ahora, al cruzarse en el tiempo, uno, el que fue brillante, espera su ocaso y otro, el que no conseguía arrancar, se va asentando. El que cae es el Barça y el que sube es el Real Madrid.



Laporta llegó al club culé y obró el milagro de devolverles al panorama internacional. Una vez conseguido dio un paso más y conformó una plantilla de lujo que llegó a practicar el mejor fútbol que he visto yo. Daba gusto verlos jugar, o envidia en mi caso, pero cada vez que la pelota pasaba la medular a las defensas rivales se les hacía un nudo en la garganta. Y a los aficionados también. Rijkaard, que llegó sin apenas ningún aval, se convirtió en el mesías del barcelonismo justo cuando estuvo a punto de claudicar a las presiones y su concepción del fútbol-espectáculo empezó a surtir efecto. Lo ganó casi todo, pero de aquella época, no tan lejana, ya sólo quedan los recuerdos y los jugadores.




Mismo entrenador y mismos jugadores pero este equipo no juega igual, no juega ni la mitad. Su frescura, sus desmarques, su velocidad... todo se ha perdido. Cerraron los ojos cuando se les advertía que estaban cometiendo el mismo error que el Madrid de los Galácticos y ahora están pagando las consecuencias de no querer aprender de la Historia. El proyecto se va irreductiblemente a pique y es el momento adecuado para renovar el vestuario. Empezando por los jugadores endiosados y conflictivos, manteniendo a las jóvenes promesas y a los canteranos que representan los valores culés tradicionales, y acabando por un cambio en la dirección del banquillo. Rijkaard ha demostrado ser un buen entrenador pero su tiempo en Can Barça se ha agotado. No obstante, Chelsea y Milan siempre se han postulado como destinos del holandés.




Parece que coge fuerza la opción canterana, la de Pep Guardiola. Apenas ha demostrado nada pero es un hombre de la casa, querido por la afición, y ahora es momento de apelar a los valores de siempre. Siempre queda la posibilidad Laudrup. El que cada día lo ve más feo es su presidente Joan Laporta, quien siente el aliento de Sandro Rosell y el peso de un año en blanco.




Sin embargo, en Madrid nos encontramos con un Ramón Calderón al que le costó hacer despegar su proyecto (todos los medios de comunicación tenían algo que decir al respecto, todos querían manejar la presidencia; me suena a algo que ocurre ahora en política nacional) pero que, a pesar de unos resultados no excepcionales, se va asentando día a día en la butaca del Bernabéu. La sección de baloncesto parece recuperada y ya se ha asegurado su participación en la Euroliga al quedar primeros de la fase regular de la Liga. Hoy por hoy es el equipo español más fuerte y ha superado la dependencia de Bullock.




Y en el apartado futbolístico va a celebrar su segunda liga consecutiva, esta vez de manera rotunda, y con una plantilla joven, lo que aumenta el abanico de posibilidades de cara al futuro. No todo han sido luces (sólo hace falta mirar a las categorías inferiores y su política de cantera) pero va asentando su proyecto y las voces discordantes se van mitigando. Ahora queda la cuestión del pasillo al campeón. Esto debería ser tratado como un elemento de reconocimiento, respeto y de honra, pero se está utilizando como elemento de humillación. No creo que se deba llegar a ese extremo pues el fútbol debe regirse por el fair play e intentar que todo quede sobre el terreno de juego. No vayamos a crispar y luego tenga que salir ZP a decir que es lo que se necesita.

3 comentarios

ICE MAN dijo...

Un pequeño "matiz", Calderon está bajo sospecha permanente ,primero el voto por correo y ahora el asunto de la elección de compromisarios para la asamblea........

Eso si Laporta ha fracasado por utilizar el club como lanzadera política

un saludo

Ramón_Lozano dijo...

Sí, Calderón siempre está bajo sospecha, pero eso a los seguidores del Madrid les da igual. Se buscan títulos y de momento van 2 ligas y el equipo de baloncesto vuelve a ser puntero. Yo hablo de la estabilidad deportiva que ha logrado el proyecto de Calderón. Por eso tampoco he entrado a valorar las connotaciones políticas de la gestión de Laporta, pues de eso ya he hablado en otros posts de política. Ahora quería hablar sólo de fútbol.

ICE MAN dijo...

A mi no me da igual, un club señor por excelencia no puede caer tan bajo, igualmente le sucede al Barcelona con la politización del club para uso personal del presidente, son tal para cual, la diferencia de estos últimos dos años está en que el Madrid va a conseguir (salvo catástrofe) dos ligas y el Barcelona cero

un saludo