Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Cajas fusionadas para salir del paso

Leo que Caixa Girona decide, finalmente, fusionarse con las cajas de Sabadell, Terrasa y Manlleu, descartando la opción de hacerlo con Caixa Catalunya y Caixa Tarragona. De este modo seguirá manteniendo su cuota de influencia, algo a lo que ninguna caja parece dispuesta a renunciar. Pero no sólo es ése uno de los puntos conflictivos de las fusiones que estamos viviendo por doquier.

Tras la fusión de las andaluzas Unicaja y Cajasur, y el germen de las catalanas, de las que más se habla es de la que atañe a Caja Madrid, así como de las cajas castellano-leonesas y de las gallegas. Por partes. Caja Madrid, la segunda mayor caja del país, sólo por detrás de la todopoderosa La Caixa, busca aliados para crear el principal grupo de ahorro de España. Sus miras están puestas en aquellas grandes cajas gobernadas por el PP: Bancaja y Caixa Galicia. Sus aspiraciones pasan por fusionar las tres, para lo que pretende contar con la connivencia de los políticos populares de las respectivas Comunidades Autónomas. Los de Madrid y Valencia parece que son los que mejor se entienden, ya que Feijóo apuesta por fusionar las cajas gallegas y hacer así frente a los cantos de sirena madrileños y levantinos.

También otra región gobernada por el PP, Castilla y León, se encuentra en boca de todos desde hace bastantes meses. Las diferencias entre sus provincias, con sus rencillas, rencores, envidias y sus diferente orígenes históricos, están complicando sobremanera la situación. La Junta ya ha tomado cartas en el asunto, involucrándose desde el principio, y de momento maneja un acuerdo entre las dos más grandes, Caja España y Caja Duero. No obstante, pelean por involucrar a alguna más en esta empresa, siendo Caja Burgos la que más papeletas tiene. Sin embargo, hay muchos factores que condicionan esta y similares operaciones.

Lo primero es que las cajas suelen gozar de una fuerte implantación en las provincias de que son originarias. Esto se traduce en multitud de puestos de trabajo y una importante obra social en esa zona, sin contar con el arraigo localista. De tal modo que ante una fusión todo son nervios. Inquietud por el descenso del gasto en obra social, e inquietud por la posible reducción de plantilla. Este argumento que siempre ha sido válido, ahora lo es más si cabe. Y como ejemplo Burgos y sus dos cajas (somos una provincia modesta pero ello no excluye que tengamos tantos ahorros que necesitemos de dos entidades para ello, bromeo).

En Burgos tanto Caja Burgos -la antigua Caja de Ahorros Municipal- y Caja Círculo han contribuido al crecimiento de la ciudad y de la provincia, siendo foco de empleo y de formación, así como filántropos a través de su obra social. Su implantación es tan fuerte que incluso la gente ya se ha manifestado en contra de una posible fusión, llegando a crear una plataforma. Es complicado cambiar las tradiciones y puede que más en Castilla y León que en cualquier otro sitio. Complicado que leoneses (Caja España), salmantinos y sorianos (Caja Duero), burgaleses (Caja Burgos) y vallisoletanos (no tienen caja pero ansían una, y como capital lo llevan tiempo reclamando e intentando) se pongan de acuerdo dejando de lado su historia.

4 comentarios

Fernando dijo...

Querido Ramón:

Lo de fusionar a alguien con Caja Madrid, es impensable. Cada Comunidad Autónoma se comporta con sus cajas como los caciques de pueblo con el prestamista local, así que nadie va a tolerar que su Caja pase a estar bajo el control de otro gobierno autonómico. Eso no cuajó ni siquiera con Caja Castilla la Mancha, fue preferible que la interviniera el Banco de España antes que pasar a ser de la Junta de Andalucía.

¡¡Enhorabuena por tener tantos €€ que necesiteis dos Cajas!! Podríamos hacer un rango de provincias ricas, más ricas cuantas más Cajas les hagan falta.

Muy bien decrito lo de las Cajas de Castilla-León: comprendo que nadie quiera perder la suya, a mí me molestaría que Caja Madrid fuera absorbida por Caja Ávila. No obstante, de fondo ha habido una gran alteración, porque las Cajas han dejado de ser -sobre todo- instituciones sociales para pasar a ser entidades especulativas, como estamos viendo ahora. Pese a ello, comprendo bien lo que explicas, todas las pequeñas provincias que no quieren quedar bajo el control de Valladolid ni de nadie.

ICE MAN dijo...

Hola, me cansa el asunto de las Cajas, lo que hay que hacer es que se introcuzcan de una puñetera vez en el sistema financiero español como cualquier banco, son un nido de jetas al servicio del politico de turno.

un saludo

Anónimo dijo...

Hola, soy de Burgos y el asun to de fusionar las dos cajas con Caja Burgos,no me atrae en abosluto.Para que? para que se la lleven a Valladolid y su señor alcalde sigua jo...do a Burgos.Ya que se llevan todos los Organos de Gobierno de la JUNTA alli,solo falta que la nueva sede social se la lleven y con ello las decisiones y nuestros ahorros.
La caja de Burgos la queremos los burgalese sporque confiamos en nuestra gente,que es de aqui y te aseguro que mis ahorros como los de miles de Burgales en cuanto haya fusion se iran a CAJA CIRCULO.
Los politicos debian de pensar que los ahorradores somos los que dejamos nuestro dinero a una entidad responsable con su ciudad,no con el politico de turno para conseguir creditos que luego no pagan..,
Politicos jugar con vuestro patrimonio y no obligesis a una entidad nuestra a desaparecer por intereses partidistas.
un saludo

Juan Carlos

Ramón_Lozano dijo...

Juan Carlos, yo tampoco deseo que la sede de la Caja resultante acabe en Valladolid. A lo mejor así se logra una capital fuerte, pero al ser a costa de los demás no me gusta un pelo. Ahora bien, difícil será que León, Salamanca y Burgos se pongan de acuerdo.

DE todas formas mis ahorros están en CAja Burgos y no pienso tocarlos. Yo sólo espero que realmente se mantenga el compromiso con Burgos.