Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

A la izquierda no hay quien la entienda

Esto viene al caso de las declaraciones de Carrillo -el Franco comunista- en una entrevista para El Mundo en las que asegura que "la Ley de la Amnistía es la ley que hacía falta". Es decir, que nada tiene que objetar a esa ley, entre otras cosas porque le exime de sus pecados (léase asesinatos). Y, quizás, nunca fue tan claro con este tema -puede que sí, pero yo no lo sé- hasta que vio las orejas al lobo.

Cuando Garzón se lanzó a remover el pasado empeñado en mantener vivas las dos Españas, Carrillo, que de tonto no tiene un pelo, supo que una actuación así probablemente sería respondida dede otras posiciones y que él sería el principal objetivo en tal caso. De modo que le aterró la idea de pasar sus últimos años enjuiciado en vez de mantenerse como adalid de la II República.

Tal desasosiego le produce lo que ve, que ha reconocido lo que todos sabíamos: "la República cometió barbaridades" y consciente de ello fue uno de los que clamó por la amnistía, no tanto por unir España (como asegura) sino por protegerse las espaldas y evitar una situación comprometida. Pero normal que lleve el susto en el cuerpo, justo ahora cuando el intocable juez de la izquierda está entre la espada y la pared por hacer justicia a su modo. No todo el mundo tiene estómago para todo, y eso bien debería saberlo esa izquierda que no admite nada que no vaya teñido de rojo.

El carácter sindical

Los sindicatos velan por lo suyo, que no son los trabajadores, sino sus intereses; casi siempre políticos. Aquellas ideas en torno a los trabajadores, a la unión de estos para defender sus intereses... no es más que una utopía, tanto como aquellas teorías del cooperativismo que desarrollaron Robert Owen y Charles Fourier. Señores, esto es lo que hay.

Los sindicatos del siglo XXI, los grandes, se definen por su defensa ideológica a ultranza, muy por encima de la defensa de sus miembros. Todo aquello que entre dentro del espectro de izquierdas merece ser considerado y colaborar en la causa. Tan triste es la situación que estamos viviendo que un ejemplo lo dice todo: los grandes sindicatos se muestran incapaces de manifestarse por la epidemia de la era Zapatero -el galopante paro que asola España- pero no dudan en salir en defensa del superjuez de izquierdas, Baltasar Garzón.

Una vez más reitero la necesidad de disolver el actual modelo sindical para que estos se nutran de la autofinanciación, de modo que sea fácil saber en qué linea van los intereses de cada sindicato y no que estos cedan a la ideología anteponiéndola por encima de las personas. Es socialismo, sí, ya lo sabíamos, pero esperábamos un poco de solidaridad con los millones de familias afectadas. Y creíamos, queríamos creer por buena voluntad, que la inmovilidad de los sindicatos era fruto de su ineptitud, pero el caso Garzón nos ha demostrado que no, que la izquierda sigue tirando mucho y que es la izquierda la que se esconde detrás de estos males.

De modo que nuestros sindicatos cada vez se parecen más a los denominados sindicatos que proliferaron por Nueva York, así como el resto de la geografía estadounidense, desde mediados del siglo XX. Esas asociaciones, inspiradas por Cosa Nostra, buscaban lo mismo que nuestras CCOO, UGT, CNT..., buscaban negociar con el poder, mover hilos y contentar a los trabajadores con las migajas cuando los acontecimientos favorecían el interés oculto del sindicato. Escalofriante semejanza.

Todo cambió bajo la lluvia

La lluvia alteró todos los pronósticos del trepidante Gran Premio de China. La tensión no decayó gracias a los safety car, la incertidumbre en la elección de las gomas, los adelantamientos y los errores al trazar ciertas curvas. Ésa fue la tónica de la carrera y de ella supieron sacar partido los McLaren que lograron un espléndido doblete que, antes de apagarse el semáforo, parecía predestinado para los Red Bull.

Fue en ese preciso instante, al apagarse las luces rojas, cuando se fraguó gran parte del Gran Premio. Fernando Alonso realizó una salida fulgurante colocándose líder, pero cometió el imperdonable error de adelantarse en la salida. Sus ganas por empezar bien le jugaron una mala pasada y arrancó unas décimas de segundo antes de lo permitido. El consabido drive through fue su sanción. A partir de entonces le tocó remar.

Y vaya si lo hizo, aunque fuera a costa de su compañero de equipo al que adelantó a la entrada a boxes de forma, cuanto menos, poco elegante. Sin duda ese rifirrafe dará que hablar y aún queda mucha temporada. Desde ese momento se vino arriba, escalando posiciones poco a poco, con seguridad, sin arriesgar más de lo necesario, hasta finalizar en cuarta posición cuando el desgaste de sus neumáticos le incitaba a patinar en vez de a conducir.


Si Button fue el vencedor, el gran protagonista fue una vez más Lewis Hamilton, el piloto más intrépido en carrera, el que no se corta nunca en medio de un adelantamiento, aunque ello ponga en peligro su seguridad y la de los demás. Pero como eso es lo que emociona al aficionado, y de lo que adolece la F1 actual es precisamente de ello, por mucho que el protegido británico incumpla las más elementales normas de la competición (zigzaguear, circular por el carril lento del pit lane, entrar a boxes por la grava...) nunca es sancionado como merece. De modo que su segundo puesto sabe a gloria.

Los Red Bull, por contra, han decepcionado. Una mala salida de Vettel para empezar, errores en boxes para continuar, y falta de empuje para finalizar, han sido las claves de que Vettel y Webber no hayan podido ser más que sexto y octavo, respectivamente. Tampoco Massa puede presumir más que de haber completado un Gran Premio muy gris, desde los entrenamientos hasta la carrera, suplicando por los puntos correspondientes a su novena plaza. Otro que se va a casa con mal sabor de boca es Schumacher, muy lejos del heptacampeón, que volvió a quedar en evidencia ante su compañero Nico Rosberg, quien logró subir al podio en una meritoria tercera posición.

Del resto de españoles muy buenas actuaciones a las que no ha acompañado la suerte. Gracias a la lluvia, y a no cambiar gomas, De la Rosa se mantuvo las primeras vueltas peleando en torno a la quinta plaza, siendo adelantado y devolviendo los adelantamientos una vez que las condiciones de pista favorecieron su elección de neumáticos. Su fugaz sueño acabó cuando su motor dijo basta. Por su parte, Alguersuari volvió a demostrar que está quemando etapas a paso de gigante, realizando una carrera muy sólida aderezada por algún adelantamiento de postín a Sutil y Petrov, rivales directos. Tampoco la diosa fortuna estuvo de su parte llegando a entrar hasta seis veces en boxes, lo que lastró su impecable actuación y le relegó al fondo de la clasificación.

Que Arenas se pringue así, me hace dudar

Me hace dudar de él, no de todo el entramado orquestado por Correa y sus muchos colaboradores o caballeros blancos con un opaco antifaz que les facilitaba poner la mano aparentando absoluta transparencia y legalidad. No obstante, todavía son presuntos. ¡No lo iban a ser, si los etarras permanecen en estado de presunción desde que les detienen con el arma empuñada hasta que duermen tras barrotes! Aquí, por lo menos, no hay crímenes de sangre de por medio.

Son lo que antes se denominaba ladrón de guante blanco, y no por ser del PP hay que empezar a degradarlos. Si todos, de todos los colores del espectro político, son chorizos, adelante, pero no sólo son mangantes los de siempre y los demás unos pobres trabajadores a los que han tendido una trampa. La cantinela ya cansa y huele. Sin embargo, tampoco un político que se dice serio puede manifestar su apoyo públicamente a esta gente tan metida hasta la médula en ilegalidades.

Y es eso lo que hace reiteradamente Javier Arenas. Al final van a tener razón los de Democracia y Libertad en el PP, quienes tienen por centro de sus iras al líder andaluz. No es de recibo ese apoyo a Bárcenas ( a no ser que le deba algo, pues muchos políticos funcionan así... y de ahí su credibilidad), ni que lo secunde Ana Mato (aunque el Jaguar del marido no tenga nada que ver), pues esta actitud desprestigia a estos dos políticos y al partido en el que militan y al que representan.

Por ello Rajoy ha optado por guardar silencio. Probablemente no es lo que desea ver el electorado de derechas, siempre muy crítico con sus políticos, pero al menos no complace al irreductible electorado de izquierdas en su afán por desangrar al PP. Cuanto menos, es una actitud prudente, a expensas de lo que determine un juez, que es quien realmente tiene competencia. Pero desde luego, que me expliquen los motivos que impulsan a Javier Arenas y Ana Mato a ir de la mano en este asunto así como en la defensa a ultranza a Nacho Uriarte tras el error humano de éste, no propio de un político, ante Cospedal y Soraya.

El mejor western pasó por Burgos

Un regalo para los mitómanos. Para los que idolatran al excepcional director Sergio Leone, al siempre duro y correcto actor Clint Eastwood, al sublime compositor Ennio Morricone o al spaghetti western de calidad, he aquí un documental de 11 minutos en el que se contraponen escenas de la obra cumbre del western El bueno, el feo y el malo con el estado de esas ubicaciones en la actualidad.

Llama la atención el verdor actual de las tierras burgalesas donde se rodaron escenas míticas del segundo film de "la trilogía del dólar". A día de hoy todavía circulan muchas historias y anécdotas del rodaje a su paso por las inmediaciones de la Sierra de la Demanda y Santo Domingo de Silos. Entre otras, la necesidad de construir una presa temporal para que el modesto caudal del río Arlanza se asemajara al del río Grande, o que la voladura del puente sobre el Arlanza hubo que repetirla debido a que las cámaras no estaban grabando, lo que obligó a que un regimiento del extinto cuartel de San Marcial de Burgos lo reconstruyera en apenas unos días.

Hace 2 veranos, con motivo del 50 aniversario del rodaje, tuve la oportunidad de conocer uno de estos parajes. En concreto se trata del escenario que cierra la película (y el documental), el cementerio de Sad Hill, donde se ven perfectamente los montívulos que un día fueron tumbas improvisadas. Eso sí, recubiertas de un potente verde. Por desgracia, en el documental no termina de apreciarse bien. Para los que quieran encontrarlo deberán buscarlo por un camino forestal que une Contreras y Santo Domingo de Silos.



Asistir a la proyección del film en tal lugar no tiene precio para los fans de Leone, Eastwood y Morricone. Soy uno de ellos y, por suerte, puedo contar tal experiencia.

La gran trampa del MIR

Buen momento éste , a falta de 6 días para que los nuevos MIR comienzen a elegir su plaza, para hablar de una trampa que se está poniendo de moda de cara a esta oposición. Se resume en la picardía de los extracomunitarios para saltarse su cupo y poder optar en igualdad de condiciones que cualquier estudiante que haya cursado sus estudios en España. La situación no es para tomársela a mofa, pues este año casi 6000 aspirantes eran extracomunitarios, por 7000 españoles. Alucinante proporción.

Éste no es un tema de xenofobia, y menos de racismo, sino una cuestión de calidad asistencial, de formación médica y recursos económicos malgastados. Para quien quiera empaparse del tema a fondo dejo aquí la dirección de la Plataforma MIR, creada para defender los intereses de médicos residentes, normalmente bastante desamparados dentro del estamento médico.

El quid de la cuestión es que a los estudiantes españoles y comunitarios se les supone una formación académica en medicina de alto nivel, con programas de estudios perfectamente reglados y basado en criterios de calidad. Es por eso que tanto españoles como médicos formados en la Europa comunitaria, además de Andorra y Suiza, pueden optar a las plazas MIR en igualdad de condiciones en total libertad. Ahora bien, el nivel de un médico de un país extracomunitario es difícil equipararlo al nuestro, y por ello, y también siguiendo las políticas de la Unión Europea, se establece un cupo en torno al 10% de las plazas ofertadas.

Y la trampa consiste en que un requisito para optar en igualdad a los españoles y comunitarios es tener un visado de estudios, por lo que muchos extracomunitarios aprovechan para apuntarse a algunos de los cursos de preparación del examen MIR con la excusa de querer profundizar en sus conocimientos. Aquí entra en juego otro factor importante: el interés de estas escuelas. Una vez obtenido el visado optan por presentarse a la oposición como cualquier otra persona que haya estudiado 6 años en España. De tal modo que el dinero invertido en los estudiantes de facultades españolas empieza a perderse, teniendo que presentarse en varias convocatorias para lograr plaza, hecho que hasta hace un par de años apenas existía.

Ni siquiera el argumento de que la competencia aumenta el nivel es válido aquí, pues el baremo de calificaciones de los extracomunitarios les beneficia, ya que se hace una media entre el resultado del examen y la nota media de la carrera. Aquí es donde el nivel de exigencia de cada país es fundamental. Ni siquiera nos podrán engañar asegurando, mediante charlatanería, que su país goza de una excelente calidad médica, pues Fidel Castro se encargó de tirar por tierra el supuesto mito de la medicina cubana, pues al enfermar recurrió a un médico español del Hospital La Paz de Madrid, quien tuvo que trasladarse hasta La Habana, fruto de la desconfianza del dictador en sus propios médicos, ya que los medios fueron los mismos.

Propongo revisar la ley y exigir un mínimo de 3 años de formación académica en medicina en España u otro país miembro de la UE para poder optar en igualdad de condiciones que los estudiantes de España y UE.