Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Mayor Oreja: ¿vidente u osado?

Ya estamos acostumbrados a que José María Aznar se descuelgue de cuando en cuando con alguna afirmación que deja boquiabiertos a propios y extraños, dañando su imagen y la del partido que dirigió con tanto tino. Sin embargo, Jaime Mayor Oreja, uno de sus ministros de postín, es mucho más prudente y, hasta me atrevería a decir, sensato. Es por eso que cuando Mayor Oreja se lanza a afirmar cosas ante los medios hay que tenerlo muy en cuenta.

Sus declaraciones de hace unos días, sobre una nueva negociación de tregua entre ETA y el Gobierno del PSOE, siguen siendo muy comentadas. Hasta Zapatero ha salido a la palestra acusando de falsas tales afirmaciones y responsabilizando de ello a Rajoy. Ya se sabe, tal y como están las cosas para el inquilino de la Moncloa, todo lo que sea arañar un par de votos merece un esfuerzo. El caso es que si Mayor Oreja ha dicho esto, por algo habrá sido.

Sus declaraciones podrían no ser tan descabelladas si atendemos a la historia reciente. Siempre que ETA se ha encontrado al borde del abismo, acorralada por todos sus frentes, han recurrido a la negociación de una tregua engañosa a la que el Gobierno, sistemáticamente, ha accedido. Ahora que ETA se ha inmolado en Francia llevándose por delante a un gendarme, no sería de extrañar que recurriera a la treta de siempre. El hecho de que gobierne el PSOE, siempre tan proclive a la negociación, la tolerancia y el diálogo dan más cuerpo a esta teoría.

No obstante todo puede ser fruto de un error en las informaciones recibidas por Mayor Oreja, aunque gracias a su experiencia en el Ministerio de Interior y a su incansable lucha contra el terrorismo de su tierra, seguro que sabe discernir entre informaciones veraces y falsas. Pero si, por lo que sea, ha errado, esto le costará la credibilidad que durante tantos años se ha labrado, así como minará un poco a Rajoy y al PP del País Vasco. Sobre todo en Euskadi se resentirían más. Ahora bien, si el ex-ministro ha acertado, el Gobierno no podrá afirmarlo jamás y el miedo a que la otra parte de la negociación -el entorno etarra- lo filtre, supondrá el cese del diálogo. De tal modo que Mayor Oreja habría logrado, con esas declaraciones, detener otro engaño a las víctimas y a la democracia. En tal caso, todo quedaría en una merma de credibilidad pública al servicio de la libertad.

Río revuelto en el sindicato

El Sindicato de la Zeja vuelve a la carga -era rara una ausencia tan prolongada- aunque en vez de arropar a su presidente Zapatero, en esta ocasión salen en acérrima defensa de su juez Garzón. Porque qué mejor que adular y defender a un juez estrella que va dando bandazos justo cuando la SGAE y su Ministra acaban de ser desautorizados por la Justicia, al haberse pronunciado ésta a favor de las descargas P2P y de las webs con links a dichas descargas.

Sin duda el momento elegido no podía ser más propicio. En plena crisis galopante, con los sindicatos "de verdad" apoltronados en sus casas o clamando contra los empresarios cuando asoman un pie por la calle, el sindicato de artistas y artistoides ha decidido tomar cartas en el asunto, y ya que obviar la crisis no es posible, han optado por desviar la atención y, de paso, respaldar a uno de los suyos -tanto en lo ideológico como en lo estrella- y guardarse en la recámara un favor para cobrarse.

Esto no hace más que sumarse a las estúpidas declaraciones del mediocre actor Willy Toledo, quien obstinado por sus ideales -esos de que todo lo rojo, todo lo que huela a comunismo es bueno sí o sí- se ha hartado a decir insensateces. Lo triste es que otros han tratado de quitar hierro al asunto, probablemente porque la Cuba que han conocido desde su privilegiada posición de artistas famosos de izquierdas difiere un mundo de la Cuba que sufren los cubanos anónimos.

Sin embargo, en medio de todo ello acaba de surgir otro grupo de artistas (de los "comprometidos con la causa") que han firmado un documento pidiendo el fin de los presos políticos en la isla que día a día destroza el comunismo de Castro. Entre ellos se encuentran Almodóvar, Ana Belén y Víctor Manuel. Al menos aportan un poco de cordura en el asunto y un contrapunto para sus colegas. Aun así, ¿quién es el guapo que entiende todo esto?

Llegó, vio, venció

Como si de un emperador romano se tratara, Fernando Alonso ejerció de César del Imperio Ferrari en las lejanas y exóticas tierras de Bahrein. No obstante, no le eran extraños los laureles por el desierto del jeque, pues con ésta ya van tres victorias en el circuito de Al Shakir. Pero ésta tiene un sabor y un color especial. Las anteriores fueron con Renault y hacerlo con Ferrari es una sensación novedosa que por sí misma puede justificar la carrera de cualquier piloto. Lograrlo nada más aterrizar en la Scuderia es un punto más (por lo histórico de debutar con victoria para los nostálgicos de las anécdotas banales) y un método inmejorable para quitarse la presión de encima. Y de paso ir definiendo quién es el líder en Maranello; por méritos, por supuesto.

Gracias a una buena salida corrigió el pequeño error cometido en la clasificación que le había relegado justo por detrás de su compañero. Perfectamente subsanado el handicap inicial -importante porque de ello también dependen las paradas en boxes- se lanzó a la persecución de Vettel, un niño figura al más puro estilo Alonso. No se separó nunca más de 3 segundos del teutón, aproximándose en ocasiones gracias al mejor ritmo del español que finalmente pudo aprovecharse del desfallecimiento mecánico del Red Bull, superando con facilidad a Vettel y lanzándose a por una victoria incontestable. La lectura más positiva, amén del triunfo, es ese ritmo bestial que impuso el asturiano, estableciendo la vuelta rápida de carrera, siendo ésta un segundo más rápida que la de cualquier otro.


Alguersuari también consiguió redimirse de su fallo -derrape espectacular- en la Q1, realizando una carrera muy sólida y rápida, con buenos tiempos, acabando por delante de su compañero, el cual fue a otra táctica. De la Rosa, que tampoco salió contento de los entrenamientos oficiales, logró un par de buenos adelantamientos en carrera, siendo superior a su compañero nipón, intentando luchar por el último punto. Objetivo que nunca tuvo al alcance de la mano, siendo su equipo una de las decepciones del inicio del Mundial, debiendo abandonar ambos pilotos por problemas mecánicos. En el caso de De la Rosa por el sistema hidráulico.

Entre el resto la superioridad esperada de Hamilton sobre Button o de Vettel sobre Webber. Por contra, Nico Rosberg consiguió batir al Kaiser en su primer "duelo", siendo 4º en la clasificación y 5º en carrera, siempre por delante de un Schumacher al que no se ve fino. No obstante, aún es pronto para juzgar su retorno.

Luto en Castilla

El más insigne escritor castellano, Miguel Delibes, ha fallecido esta noche en su ciudad natal, Valladolid. Él era el último exponente vivo de la literatura española del siglo XX, pero por encima de todo era el genio del retrato costumbrista y del paisaje y costumbres castellanas. Tan castellano era este hombre, que no contento con vivir en Valladolid, veraneaba en una pequeña localidad burgalesa, Sedano.

Puede que este sea un momento adecuado, que no bueno, para disfrutar con su obra, como a la muerte de Paul Newman o Marlon Brando visioné sus más selectas filmografías. De Delibes sólo puedo presumir de haber leído apenas dos obras suyas. El camino, por obligación escolar, y Los santos inocentes, ésta por iniciativa propia, quedando asombrado por su capacidad para escribir una novela sin puntos y seguido. Mucho menos puntos y aparte. Sin embargo me queda el desconsuelo de haber vivido seis años a un par de portales de distancia y no haber tenido la suerte de cruzarme con él. Intentaré redimirme leyendo El hereje.


Pero otra muerte también fue noticia ayer, la del etarra Jon Antza, por la que muy pocos se entristecen y algunos, con razón, se alegran. El terrorista llevaba desde abril del año pasado desaparecido (para la banda) y resulta que estaba en una morgue francesa aguardando a ser identificado. Parece ser que un infarto se lo llevó por delante, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta la presión a la que viven los asesinos (por eso se dice que en la mafia pocos llegan a viejo: o los matan o mueren de infarto) y tampoco es de extrañar que nadie supiera de su paradero. Es lo que tiene la clandestinidad. En cualquier caso, misterio resuelto y la Policía a por los que todavía se esconden con su corazón latiendo a cien pulsaciones.

El realismo irakí gana en los Oscars

No hubo sorpresas y en la gala de los Oscars se premió lo que ya se sabía desde hace unos días. El morbo del duelo del ex-matrimonio Kathryn Bigelow-James Cameron se saldó con victoria casi por KO a favor de la primera mujer en lograr el Oscar a la mejor dirección. Su visión de un grupo de artificieros en la guerra de Irak ha sido ampliamente celebrada por la crítica y la Academia así lo ha reconocido concediéndole 6 estatuillas bastante merecidas.

A ello también ha contribuido su falta de posicionamiento político lo que, además de suponer un soplo de aire fresco dentro del cine, supone un gran punto a favor si consideramos lo políticamente correctos que son los Oscars. Quizás por eso Tarantino se haya visto totalmente relegado a un plano marginal logrando una sola estatuilla para el inmenso personaje del Coronel Hans Landa. Ni siquiera el guión ha sido premiado.



Pero ha sido Avatar la "perdedora" que más atención ha acaparado. Lo nuevo de James Cameron llegaba avalado por el éxito de taquilla y por la promesa de revolucionar el concepto del cine, algo que sólo habrán podido disfrutar en aquellos lugares con salas adaptadas a la tecnología 3D. En Burgos, no. Quizás por eso, y porque la historia que contaba no tenía nada de original, ha arañado 3 premios en categorías puramente técnicas.

Otra película que se va de vacío es Up in the air, a pesar de sus 6 nominaciones. Por contra, Corazón rebelde rentabilizó sus dos nominaciones con otras tantas estatuillas, destacando la de mejor actor principal para Jeff Bridges. Precious y Up también lograron dos premios cada una.

En cuanto a la representación española no hubo suerte ni para Penélope Cruz ni para el cortometraje de animación producido por Antonio Banderas. Sin embargo sí triunfó, rompiendo ligeramente los pronósticos, El secreto de sus ojos, de producción argentino-española. La película de Campanella superó a otros buenos títulos como Un profeta, La teta asustada o La cinta blanca, todas ellas merecedoras de un visionado, aunque coincido en que la mejor era esta historia argentina de suspense, cine negro, comedia y amor.