Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

¡¡El problema de Garoña es la piscina!!

Y no dejo Garoña, porque el secretario provincial del PSOE burgalés acudió ayer noche a una tertulia a deleitarnos con un par de incongruencias fruto de su sometimiento a las directrices nacionales de su partido, siempre muy perjudiciales para la provincia castellana. Entre las afirmaciones poco reflexionadas que salieron de su boca me quedo con la de que cualquier empresa -Iberdrola, Endesa...- puede construir una central nuclear en España cuando quiera. Yo también me quedé estupefacto, y la cara de los contertulios reflejaba el mismo sentir.

Aseguró que el cierre de Garoña estaba dentro de su política de cierre de centrales nucleares siempre y cuando hubiera consenso social, que es una de las cosas que más se han echado en falta, así como no vilipendiar la contrastada y acreditada opinión del CSN. Precisamente cuando fue preguntado por esa actitud del PSOE, el secretario provincial burgalés aclaró que el CSN nunca se había pronunciado sobre la piscina de residuos de Garoña. Así que ya no hablamos de riesgos nucleares, ni de peligro de explosión... sino de la piscina de Garoña. El político se agarraba a un clavo ardiendo con tal de no contradecir al eminente Presidente del Gobierno.

Además esa tertulia sirvió para aclarar un par de cosas más. El Parador de Turismo se especula que puede ir en dos localidades gobernadas por el PSOE: Miranda de Ebro y Oña. Pero resulta que ese Parador no será tal, sino una nueva denominación de negocio hostelero similar a los Paradores pero promovido por la Junta. Sin olvidar que los 900 millones prometidos para la zona se emplean en sus dos terceras partes en el desdoblamiento de la A1, prometido años ha. Y como no hay políticas serias de recolocación de los trabajadores, se espera que se involucren durante 9 años en el desmantelamiento de la central que les da de comer. Y esto no es todo, porque queda el grave problema del blindaje vasco que afecta a esta zona colindante con Álava como a ninguna otra. Y aún tuvo tiempo de contarnos alguna verdad a medias (gran mentira dicen) más, pero eso lo dejo para otro momento. Ahora bien, ¿quién va a creer en políticos así?

El muy mejorable plan Garoña

Y tan mejorable, porque lo que presentó el vicepresidente Chaves la semana pasada no soluciona absolutamente nada, sobre todo si nos preocupamos de las 1000 familias que deberán reconvertirse en sabe Dios qué. El compendio de medidas apenas pasa de ser una mera declaración de intenciones y un panfleto político para que el PSOE permanezca en la alcaldía de Miranda de Ebro.

La mayoría de las medidas contempladas consisten en suplantar la central nuclear a base de adornar y dejar bonita la zona, lo cual es loable pero no contribuye a eliminar la incertidumbre sobre el futuro de ese millar de familias afectadas. Todo parece pivotar sobre el turismo, pero nadie en el Gobierno parece haberse dado cuenta de que el precioso Valle de Tobalina no es Benidorm y, por tanto, el efecto turismo de masa no se va a producir, de modo que esta opción no es viable para solucionar el problema del empleo en la zona.

Para más inri, varios de los proyectos estrella -dícese autovías, carreteras, autopista de peaje no deseada por los vecinos...- no son más que proyectos existentes cuyos plazos se adelantarán, o planes de dinamización turística donde es imprescindible la inversión de la Junta de Castilla y León, que no son precisamente quienes desmantelan el principal motor económica de la comarca. Y todo con el objetivo de perpetuarse en Miranda de Ebro donde su alcalde, del PSOE, ha acogido el plan Garoña con mucha alegría, pues la mayor parte del mismo se centra en esta localidad, colaborando en la ejecución de los proyectos prometidos en el programa electoral, aunque para el parque tecnológico de Bayas dediquen 1 exiguo millón de euros lo cual, digo yo, no dará para mucho.

Lo único interesante, exceptuando el acondicionamiento del valle y su potenciación como destino turístico paisajístico, son el parador de turismo -que podría recaer en Oña, localidad también gobernada por el PSOE- y centro de I+D de procesos de desmantelamiento con supuesta vocación europea. Pero viendo cómo ha funcionado este Gobierno, de lo dicho a lo hecho habrá un trecho.

No sé qué pensar del Alakrana

¿Hizo lo correcto el Gobierno?¿Es lícito que un Estado gratifique a unos piratas por finalizar el cautiverio?¿Y para dejar de ser portada? Éstas son sólo algunas de las cuestiones que me planteo ahora mismo. El Alakrana va a dar mucho de sí. Primero por dejarlo pasar tanto tiempo, por no mandar a la Armada en su momento y por haber perpetuado la situación generando un circo en torno a ella. Al final, lo que mal empieza mal acaba.

Nuevamente el Gobierno socialista ha visto la luz del túnel a costa de indemnizar a los piratas para que estos abondanasen su ilegal actividad. No aprendieron de la anterior vez y nuevamente se les ha ido de las manos. Un Gobierno pagando 2,5 millones a unos piratas, para después lanzarles al Ejército español para tratar de lavar su imagen. Sin embargo, el cúmulo de despropósitos englobó también a la acción militar, no logrando apresar a nadie. Al menos evitaron que regresaran al barco, pues algunos, al ver la ofensiva militar, pretendían volver a abordarlo. Probablemente se sentían traicionados por el endeble Gobierno español. Ocurre que ellos no saben de política española y se pensaban que la palabra del Ejecutivo de Zapatero valía de algo.

Todo le salió mal a Zapatero. Les pagó generosamente y se le escaparon. Ahora algunos celebran sus bodas con el dinero público español. Lo peor es que nuevamente Zapatero ha dado aire a los piratas somalíes, que han encontrado en los barcos españoles un filón. Y esto me lleva a pensar qué habría ocurrido con Miguel Ángel Blanco o José Antonio Ortega Lara si hubiesen sido militantes del PSOE y Zapatero hubiera estado al frente del Gobierno. Porque ha actuado justo al revés de como lo hizo el PP en aquellas situaciones, donde las vidas humanas se empleaban de chantaje contra todo un país. El Gobierno, en su momento, supo mantenerse fuerte, sin ceder posiciones, siempre en pos de la libertad por la que tanto llevábamos trabajando. Zapatero hace lo contrario, "legalizando" el pirateo.

Y es que con ZP, a lo mejor, M.Á.Blanco seguiría vivo, lo cual es lo que todo el mundo desearía, pero no por una cesión del Gobierno sino una marcha atrás de los terroristas. Y cuando hay vidas en juego es fácil poner en jaque al Estado, lección bien aprendida por los piratas. La decisión queda en el tejado del Gobierno que valora las posibles víctimas y el valor de la libertad. Y cuando alguien entra de lleno en un tema así, personalizando incluso las víctimas, corre el riesgo de ser acusado de inhumano, desalmado, carente de escrúpulos... pero lo difícil es decirlo y hacerlo, esto último sobre todo, pues es de valientes. Y valentía es, precisamente, lo que le pido a Zapatero.

Zetas por doquier

Desde hace un mes aproximadamente podemos contemplar numerosos anuncios en una macrocampaña contra el maltrato. En las calles podemos ver varios rostros conocidos (Diego Forlán, Javier Cámara o el cantante de El canto del loco, entre otros) declarando que "de todas las mujeres de mi vida, ninguna será menos que yo" lo que es indiscutible y puede que hasta una acertada frase. Lo que ya no me convence tanto es el nombre de la campaña: maltrato Zero. Así, con la "z" en mayúscula y en color rojo, cuando las demás letras van en negro.

Rápidamente nuestra mente hace una asociación de ideas que nos lleva a unir la campaña, la lucha contra el maltrato y el adalid de la Z, Zapatero. Porque como publicidad que es todo está muy pensado y esa zeta no se encuentra ahí por casualidad. Eso sí, tienen coartada, pues la campaña no sólo parte del ministerio de Igualdad sino también del de Asuntos Exteriores, haciendo partícipes de la misma a todos los países iberoamericanos, lo cual también incluye a Brasil, donde la palabra cero se escribe con zeta.

De modo que la excusa del portugués les ha venido al PSOE como anillo al dedo para seguir con su inacabable campaña de marketing, con sus elementos más reconocibles sin perder fuelle. A saber, la Z de ZP, que aquí también les sirve como la Z de El Zorro. Vamos, que Zapatero entra en nuestro subconsciente, o en el del que se deje, como el personaje que lucha contra la injusticia del maltrato. Como el tipo bueno y altruista -que no es- que se desvive por los demás. En fin, que de aquí a las próximas generales veremos zetas hasta en la sopa.

Caja de Burgos frustra la fusión

Y con razón. Y así lo aplauden los preocupados burgaleses que creían que iban a perder una de las mejores cosas de las que puede presumir su provincia, a parte del patrimonio artístico, la gastronomía, el vino... Resulta que ayer se alinearon todos los poderes fácticos de la ciudad, desde los políticos hasta la prensa local, y entre todos, y los consejeros de Caja de Burgos, echaron por tierra la fusión con Caja España y Caja Duero. Y lo hicieron por unanimidad, triunfando el interés burgalés por encima de los deseos de las correspondientes cúpulas regionales sitas en Valladolid.

Quizás el asunto no parezca tan relevante visto desde fuera, pero logró que toda una ciudad se movilizara como sólo ocurre para condenar la barbarie terrorista. Y es que ya se sabe, alguien insinuó que todo se trataba de una maniobra pucelana y los burgaleses no pudieron soportar una afrenta más de sus irreconciliables vecinos. Y eso que los burgaleses, por defecto, solemos permanecer pasivos para poder criticar a gusto cuando la cosa ya carece de remedio. En esta ocasión la historia fue bien distinta y, quizás por ello, el consejo de Caja de Burgos haya votado en contra de la fusión y en beneficio de su provincia.


Caja de Burgos pedía lo que estaba en su derecho: el 33% del poder en la nueva caja y la sede social ubicada en Burgos. Sus argumentos se basaban en el eficiente y profesional modelo de gestión defendido por la caja castellana durante años, algo de lo que pocas cajas pueden alardear en España. Desde luego su situación es claramente mejor que la de Caja Duero y Caja España, y es por ello que el Banco de España aconsejó que se buscaran a Caja de Burgos como compañera en la fusión. Sin embargo, leoneses y charros optaron por hacer valer su tamaño y así aglutinar cada una el 37% del poder, dejando a Burgos un exiguo 26% que no llevaba a ninguna parte, así como un centro de negocios que nada tiene que ver con la sede social, que iría a parar a Salamanca, y la presidencia, para León.

De modo que a José María Arribas, presidente de Caja de Burgos, no le quedó más remedio que tomar la palabra y transmitir a todo el mundo su negativa a la fusión, avalada con informes en los que tanto la caja como Burgos salían malparados. Y su opinión, apoyada por el Diario de Burgos -que tras mantenerse inicialmente al margen ha sabido adoptar un papel decisivo en la recta final- y por el sentir popular, ha hecho que los políticos con derecho a voto escucharan a la ciudad a la que se deben dejando de lado directrices de partido o sindicato.

Nos vuelven locos los piratas

No sólo el famoso pirata Jack Sparrow, interpretado por el no menos genial Johnny Depp, es capaz de acaparar titulares y lograr que millones de miradas se dirijan hacia su persona. También los piratas somalíes, desprovistos del glamour del maquillado protagonista de Piratas del Caribe pero equipados con armas mucho más serias, se han hecho un hueco en los informativos y el prime time español.

Antes del Alakrana ya vivimos un caso similar que puso en jaque al Gobierno español, el cual parece no haber aprendido nada de aquella experiencia. En aquel momento dudaron entre la contundencia militar y la negociación, lo que prolongó la angustiosa situación para acabar resolviéndose a favor de los secuestradores, que fueron generosamente recompensados. Ya se advirtió que podría servir de ejemplo para piratas advenedizos, y así ha sido. Los barcos españoles cogieron fama de ser presa fácil y sustanciosa.

Nuevamente el Gobierno de Zapatero ha dudado. Incapaz de emular a nuestros vecinos franceses, quienes con un par de cañonazos bien dados y una coordinada operación de asalto al buque lograron el respeto de los piratas africanos, e ineptos en la negociación. Para más inri el arresto de dos de los piratas, que prometía ser una buena jugada del Estado de derecho y un punto para Zapatero, se ha convertido en un chantaje cantado, sometiendo más si cabe a España. En Somalia ya se frotan las manos.

Y todo por no actuar como es debido, pues para algo tenemos un ejército suficientemente preparado con actividad por la zona. Pero Zapatero y sus ministros no piensan como estadistas dispuestos a reivindicar su sitio en el mundo, sino como políticos a los que les aterra el coste político que podría derivarse de una acción de ese calado. Y ése es el problema. Su miedo atenaza a este Gobierno, y ese miedo mantiene a nuestros pescadores como rehenes. Sin duda habrán sopesado el coste político de los rehenes y les será más rentable. Me pregunto qué habrían hecho con Perejil.

Formación a la conducción

9 accidentes mortales en todo el fin de semana no es un mal dato, a pesar de lo trágico del mismo. Sólo que para las estadísticas hay que dejar de lado los sentimientos. Sin embargo, esto es mejorable, y no sólo a base de restricciones y persecución al que supera la arbitraria velocidad máxima, pues no olvidemos que 120km/h no deja de ser un valor que alguien, hace décadas, estimó oportuno.

"La velocidad no es peligrosa, lo que es peligroso es chocar. Aunque a mayor velocidad hay más posibilidades de sufrir un accidente." Ésta era una de las premisas en que se basaba el curso teórico de conducción y seguridad vial al que tuve la suerte de asistir ayer mismo. El ponente no era otro que Luis Villamil, un nombre que habla por sí solo para los amantes del automovilismo. A los demás poco les dirá, a pesar de los campeonatos de turismos y copas de promoción que acumula en su palmarés.

Estoy totalmente de acuerdo con él. 120 km/h pueden resultar insuficientes en muchas vías, como autopistas y autovías, de modo que bien podría aumentarse este umbral, sin que ello repercutiera en la seguridad vial. La velocidad, adecuada a las circunstancias y a las cualidades del conductor, no es peligrosa. El alcohol sí, y es ahí donde se debe pedir tolerancia cero pues no en vano provocan el 30% de los accidentes mortales.

Ahora bien, aumentar la velocidad máxima permitida debería comportar una formación específica a los conductores, algo inexistente a día de hoy. En la actualidad impera la tendencia de ir despacio para todo, y en caso de que surja algo ir todavía más lento. No siempre esto es una buena idea, pero en las autoescuelas se enseña para aprobar, no para que el conductor pueda manejar correctamente su vehículo y pueda responder ante cualquier imprevisto. Es ahí donde se debería incidir, una vez que las carreteras principales poco tienen que ver con las de hace veinte años. Rebasar la barrera de los 120 km/h no debería ser una utopía con nuestras autovías y nuestros coches plagados de airbags, ABS, ESP... pero sin olvidar la vital formación del conductor más allá de aprenderse el código de circulación. No pretendo educar pilotos, sino buenos conductores de verdad.

Victorias balsámicas

La última jornada de la Liga española nos ha dejado un par de victorias que merecen la pena comentar. En primer lugar la del Real Madrid, que saltaba al campo al compás de los pitos de su propia afición, todavía avergonzada por la debacle de Alcorcón, y que veía cómo una rigurosa expulsión le ponía la situación más difícil todavía. Ahora bien, el Madrid tiró de casta, algo que lleva años haciendo de manera intermitente, y logró reconciliarse con sus aficionados a base de ocasiones de gol, acertando Higuaín en dos de ellas.

Pero si balsámica fue la victoria, no lo fue menos el empate in-extremis en el Reyno de Navarra, volviéndose a apretar la clasificación por la parte de arriba, mediando sólo un punto entre Barça y Real Madrid. Esto demuestra que la crisis en la Casa Blanca no es más que algo relativo, pero con ello deberá aprender a convivir Manuel Pellegrini. Una derrota en Champions, un empate liguero y una soberana paliza en Copa han servido para que la siempre inestable tranquilidad merengue saltara por los aires. De ahora en adelante, al ingeniero sólo le queda echar a correr sin mirar atrás y rezar para acertar en los momentos clave.

La otra victoria que quiero comentar es la goleada del Villarreal al Tenerife. Es la segunda victoria consecutiva del equipo de Valverde y parece que, al fin, va cogiéndole el tino al campeonato. Las bajas (Ibagaza, Cazorla, Senna...) no están ayudando, pero el método del Txingurri amenaza con dar sus primeros frutos y devolver al submarino amarillo a puestos de Europa, lugar que le corresponde por plantilla y staff técnico. También me habría gustado dedicar un par de líneas a la victoria del Atlético, pero ésta no ha llegado. Al menos en esta ocasión pueden culpar a la mala suerte de estrellar tres balones en el poste. No lo tiene fácil Quique.