Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Arquitectura moderna junto a la catedral

La arquitectura de vanguardia, o simplemente moderna, llega, por fin, a Burgos. Y lo hace en un entorno que los arquitectos definen "como un bombón", pues el solar no sólo se encuentra en pleno centro histórico, sino que se ubica en la plaza que rodea a la capilla de los Condestables, en la parte posterior de la catedral de Burgos. El lugar es todo un reto para los arquitectos con ganas de probarse y es por ello que se han recibido 167 proyectos.

Todos ellos están recogidos en la web que el ayuntamiento ha elaborado: www.consuladojoven.es Además, a partir del 2 de marzo se inaugurará una exposición en el Centro Comercial Camino de la Plata con todas las propuestas para que el ciudadano burgalés pueda votar por su preferido, lo que computará como un 10% de la valoración total. No hay que olvidar que el jurado está compuesto principalmente por arquitectos, algunos de prestigio, otros que ya han trabajado en la provincia, y por el Colegio de Arquitectos.

El objetivo es construir un nuevo edificio que reuna las oficinas de la concejalía de Juventud, así como hacer del mismo un espacio joven en el que también tenga cabida la creación artística y la formación juvenil. A partir de estos trazos, cada uno bucea en su imaginación para proponer algo distinto.

Entre 167 proyectos hay de todo, desde lo más rocambolesco y estrafalario que a duras penas será contemplado como una posibilidad por los ciudadanos burgaleses, hasta edificios de corte más clásico que recurren a la piedra en la fachada. También abundan las propuestas que pretenden llenar de colores la plaza, así como aquellos que utilizan el propio edificio como escenario para futuros conciertos. Y es que el lugar escogido da mucho juego.

Aquí os dejo algunas imágenes de los edificios que más me han llamado la atención.

Cae el justiciero Bermejo

Por una vez las proclamas de Mariano Rajoy no han caído en saco roto y la pertinaz petición de destitución del ya ex-ministro Bermejo ha surtido efecto. Como es lógico no ha habido cese sino dimisión que es más honroso, aunque esto es algo paradójico para quien debe ser adalid de la justicia imparcial y se va de cacería con quien decide hacer un uso partidista de la justicia. Quizás las palabras de Patxi López en El Mundo han servido de empujoncito, o simplemente ya lo sabía el vasco y utilizando como cabeza de turco a Bermejo trata de ganar adeptos y confianza entre el socialismo vasco, pues estamos en campaña.

Ya se ha ido Bermejo y quizás Garzón debería seguir el ejemplo y recapacitar su postura, pues la justicia española seguirá pendiendo de un hilo muy fino de credibilidad mientras personajes así se mantengan en sus trece de hacer política judicial. Y, al final, Bermejo se ha ido como entró, con una fuerte polémica. De hecho, todo su corto trayecto ministerial ha estado rodeado de polémica.


Se marchó Aguilar y dejó paso a un tipo radical tanto de pensamientos como de palabras, no dudando en cargar contra sus colegas si estos decidían ir a la huelga. Porque parece que las huelgas sólo son legítimas si la derecha gobierna. Cuando el PSOE dirige los designios del país los sindicatos se adormecen voluntariamente y el resto de colectivos son aplacados sin piedad desde los medios. Bermejo fue uno más, pero en su caso escuece que él represente a la justicia en este país.

Por suerte todo ha sido pasajero, aunque no creo que sea suficiente como para que coja aire el poder judicial español. Bermejo, al menos, puede marchar con la cabeza bien alta de haber hostigado al PP como nunca antes se había hecho, pues su mandato ha sido un continuo enfrentamiento contra el principal partido de la oposición teniendo su culmen en el mediático "caso Gürtel". Se va un malo conocido, veremos qué está por venir.

Llegan los Oscars

Nuevamente se acerca la gran gala del cine mundial, con sus controversias y rumores. Este año España opta al Oscar a la mejor actriz secundaria, gracias a la cada vez más respetada y reputada Penélope Cruz, quien ha vencido ese mismo premio en los Goya y en los BAFTA. Su gran rival, la inglesa Kate Winslet que se llevó 2 estatuillas en los Globos de Oro, "sólo" optará a mejor actriz principal, y lo hará como la gran favorita, por delante de la estricta monja Meryl Streep, por La Duda.

Este año se presenta con tan sólo un par de películas realmente sobresalientes y, entre ellas, es Slumdog Millionaire la que tiene todas las papeletas para triunfar la noche del domingo al lunes. La bella historia de amor narrada por Danny Boyle ha conseguido despertar a los críticos, además de contar con la complacencia de los espectadores. Desde Trainspotting es lo mejor que ha hecho Danny Boyle. Su principal rival será David Fincher y su cuento sobre Benjamin Button.

David Fincher demuestra ser un director que domina la técnica a pesar de alejarse temáticamente de sus anteriores obras (Seven, The Game, La habitación del pánico...) aunque no logra la comprimir la historia en algo menos de dos horas y media, algo que se habría agradecido. No obstante en el apartado técnico tiene posibilidades de ser una seria alternativa a Batman: El caballero oscuro.

Precisamente ésta última es la gran olvidada, aunque desde hace meses parece tener asignado el premio para el difunto Heath Ledger. Batman sólo competirá por las estatuillas técnicas, pues la Academia no ha sido lo suficientemente valiente como para nominar a su director ni a la película. En parecida situación se encuentra El luchador, donde Mickey Rourke firma el mejor papel de su vida, por lo que apenas existe incertidumbre acerca de quién será galardonado como mejor actor del 2008. Su compañera de reparto, Marisa Tomei, será quien le dispute los honores a nuestra Penélope Cruz. Sin embargo Bruce Springsteen no ha logrado la nominación por su canción, aunque esto creo que se debe a que sólo aparece en los créditos finales y hace un par de años se decidió que estas canciones no pudieran optar.


Y es que acabo de llegar del cine, de ver El luchador, y considero que se trata de una obra de arte ninguneada por los Oscars, pero a la que el tiempo hará justicia. Mickey Rourke se funde con su papel hasta dar la sensación de presenciar un documental, algo a lo que contribuye la cámara en mano por la que opta su director, Darren Aronofsky. La historia huye de frivolidades y fantasmadas, presentándonos un relato descarnado, sin glamour, que espanta a cualquiera que tuviera pensado seguir los derroteros de la lucha libre americana. El retrato del wrestling es el más profundo visto hasta ahora, sin ocultar el drama de los anabolizantes, de las secuelas físicas de tan extremo deporte y, desde luego, las psicológicas. Y todo ello aderezado por la estética rockera de quien añora los 80, añadiendo un puntito épico cada vez que Rourke sube al escenario. Sin duda, una película de leyenda.

Mi quiniela:

  • Película: Slumdog Millionaire
  • Director: Danny Boyle (Slumdog Millionaire)
  • Actor: Mickey Rourke (El luchador)
  • Actriz: Kate Winslet (El lector)
  • Actor sec: Heath Ledger (El caballero oscuro)
  • Actriz sec: Penélope Cruz (Vicky Cristina Barcelona)
  • Film extranjero: Vals con Bashir

Cayó el líder de la izquierda italiana


Walter Veltroni dijo ayer adiós a la presidencia del Partido Democrático italiano (PD), poniendo punto y final a su andadura al frente de semejante conglomerado en su vano intento por lograr el poder nacional. La decisión se ha precipitado por culpa de la derrota de su partido en Cerdeña y, ni siquiera, las salidas de pata de banco del Primer Ministro, el sempiterno Silvio Berlusconi, le han podido salvar de una quema tan temprana.

Hará poco más de un año Veltroni dejaba su cómodo sillón de Alcalde de Roma para lanzarse al ruedo de la política nacional a gran escala al frente de un "ejército" de partido de centro-izquierda fusionados en uno bajo las siglas PD, algo que entre los adolescentes pareció causar cierta gracia por corresponderse a las iniciales del exabrupto "Porco Dio". Básicamente como si en España surgiera un partido denominado HP; y en la analogía no hay impresoras que valgan.

Su partido-conglomerado nunca fue bien visto por la izquierda clásica y tradicional, acusándoles de carencia de ideas propias y de haber juntado en un mismo partido a defensores del socialismo, a liberales, a socialdemócratas... mientras la derecha de Berlusconi se refundaba bajo el nombre de "Il Popolo della Libertà". La idea de Veltroni y sus seguidores consistía en crear una gran coalición de centro-izquierda que aglutinara el voto contrario a Berlusconi, pero la triste gestión de Romano Prodi no ayudó en nada a su objetivo.

La derrota no fue abultada pero su liderazgo comenzó a ser cuestionado, decidiendo finalmente apartarse. Es esto lo que me evoca la situación de Rajoy en España. Las similitudes son importantes: conglomerado ideológico, líder cuestionado, derrota electoral... Incluso ambos dan la sensación de ser personas moderadas y de trato afable y humano. Quizás el futuro de Mariano no sea muy distinto del de Walter y sean otras elecciones regionales, Euskadi y Galicia en vez de Cerdeña, las que ejerzan de verdugos.

Europa da un pequeño paso en defensa del español


La Eurocámara deberá votar en su Pleno una propuesta del PPE en favor de la lengua oficial del Estado, así como del derecho de cualquier ciudadano a ser escolarizado en el idioma oficial de su lugar de residencia que él desee. La idea, surgida gracias a un parlamentario portugués, supone un pequeño paso más en la lucha por la libertad; en este caso lingüística.

A pesar de que su aprobación no tendría carácter vinculante, sino tan sólo cierto peso político, los miembros españoles del PPE se han puesto manos a la obra añadiendo algunas enmiendas al texto, de modo que el mismo también contemple la inconcebible realidad española, donde Cataluña oprime al que no acepta sus tesis y que prefiere ser educado en español, o hacer uso de esta bella lengua (la tercera más hablada en el mundo) para expresarse. Y esto es lo que el resto de parlamentarios españoles aborrecen.

La oposición a la propuesta por parte de CIU, PNV e ICV no sorprende a nadie, pues se trata de un ataque a lo que llevan años promoviendo. No son otros sino ellos quienes han generado el conflicto y quienes han discriminado vilmente a quien no se ha doblegado a sus propósitos, y no pueden aceptar bajo ningún término que Europa se inmiscuya en este delicado asunto. Porque no nos engañemos, de europeístas tienen poco. Más allá de sus fronteras autonómicas sólo ven las fronteras de su deseado imperio, pero ahí finaliza su espíritu europeo, lo cual no creo que guste en otros países.

Y si poco sorprende la reacción de los nacionalistas, tampoco lo hace la del PSOE, que también se opone rotundamente. En su caso se dedican a la demagogia y a una supuesta defensa a ultranza del carácter europeo que debe contener el artículo para defender su postura, pues consideran que el texto se ha "españolizado", es decir, que hace referencia al problema por todos conocido y por muchos sufrido, y son conscientes de que ellos gobiernan, precisamente, Cataluña y Galicia.

No gusta que se critique que todo deriva del "error de promover una lengua a costa de los derechos de los hablantes de otra", pero se trata de una sentencia tan clarificadora, relevante y veraz que considero que es necesaria que esté incluida para que el resto de países europeos comprendan la situación y aprendan de la experiencia en esta, cada vez más, Europa de las regiones.

La herencia de Aznar


Como a perro flaco todo son pulgas, llevamos unos días con el Partido Popular convulso y Mariano Rajoy sin saber dónde meterse, aunque acaba de dar un puñetazo sobre la mesa, que falta hacía. Si primero fue esa supuesta trama de espionaje que tiene visos de quedar en absolutamente nada, ahora se ha añadido el famoso caso de corrupción en Boadilla involucrando a gente cercana a Alejandro Agag. Algunos periódicos se han aventurado a incluirlos en un supuesto clan, el clan de Becerril, al más puro estilo de una banda criminal. De hecho, todo trajeados podrían pasar por los chicos de Reservoir Dogs. Al menos así nos los intentan mostrar.

Todos ellos muy atildados, con su pelo perfectamente engominado, ingresando importantes sumas de dinero a expensas de los contratos que firmaban con el PP entre otros, parecen representar a un grupo de jóvenes que nació hace una decada cuando se encontraban próximos a José María Aznar, formando parte de las Nuevas Generaciones. Desde luego que con especímenes así es difícil que la agrupación juvenil consiga algo de crédito entre la opinión pública.

El caso es que habría que ver lo realmente cercanos que eran al ex-presidente del Gobierno, puesto que en ciertos ambientes todo el mundo se conoce, se saluda y hasta pueden tomarse un café juntos, pero nada tiene que ver con ser próximo de verdad. Por eso puede que haya mucho más de invención en todo esto que de realidad. Lo único incontestable es que Agag sí era próximo a Aznar, pero no se trata más que de un espectador al que se ha mezclado interesadamente en la trama.

Ya anunció Agag que acudiría a la Justicia en caso de que se le calumniara y se le intentara implicar en el caso, pero no parece haber surtido el suficiente efecto como para que los medios le dejasen al margen. Su imagen vale mucho y el involucrar su nombre genera un morbo que vende. Pero el último en salir a escena es el empresario leonés José Luis Ulibarri, según publica hoy El Confidencial, empresario de la construcción y de los medios de comunicación en Castilla y León y Levante.

Ulibarri se trata de uno de los empresarios castellano-leoneses más importantes e influyentes, sobre todo en Valladolid y León, teniendo muy buena relación con el alcalde vallisoletano. Su constructora es la más fuerte de la región y su grupo de comunicación sólo es superado por Promecal. De todas formas no es la primera vez en que su nombre se asocia a dudosas operaciones y sobre él pesa desde hace tiempo una ligera sombra de sospecha, como apuntó hace algo más de un año Diario de Burgos. Veremos en qué queda.

El cine de gangsters está de moda

Hace un par de años Martin Scorsese nos volvió a meter el gusanillo por las películas de mafia y gangsters, con su célebre Infiltrados. Una trama compleja, golpes de guión inesperados, un ritmo trepidante y un compendio de actores brillantes sirvieron de aderezo para que el remake de la china Infernal Affairs funcionara a la perfección tanto en taquilla como entre la crítica. Su efecto todavía se palpa hoy en día.




Este año hemos recibido una pequeña avalancha de títulos perteneciente a este género. Tres son películas italianas y otras dos tienen a Guy Ritchie como común denominador. Ritchie, el ex de Madonna, estrenó a finales de 2008 RocknRolla, nuevamente basada en Londres, que recoge la herencia de su aclamada Snatch:cerdos y diamantes. Es en este género en el que el inglés destaca sobremanera, pues no podemos olvidar su debut con Lock&Stock, aunque su experimento del 2005 llamado Revolver falló estrepitosamente. Tanto es así que ha sido este mes cuando ha aterrizado en las salas españolas, con más de 3 años de retraso. Su paranoia, en la que mezcla acción al estilo Ritchie y añade tintes tarantinianos (como los dibujos de cómic a mitad de una escena) se convierte en soporífera a ratos debido, en gran parte, a la permanente voz en off.



Pero también 2008 ha supuesto el año del despegue del cine italiano, al menos el que narra historias truculentas, de mafiosos y villanos, con las exitosas Il Divo y Gomorra y la distribución en los cines españoles de Romanzo Criminale, que también data del 2005. Este incomprensible retraso, pues es un film que simplifica las complejidades de la novela original y entretiene evitando que decaiga el ritmo, ha redondeado el año transalpino fuera de sus fronteras, aunque la suerte le haya sido esquiva entre los jurados de los grandes premios americanos. Las 3 son altamente recomendables para quien le guste el género o para quien sienta interés por la realidad y la historia de Italia.

El Gobierno paciente

Más paciencia que El paciente inglés tiene nuestro Gobierno de chirigota. Tan pronto como Miguel Sebastián se pone serio y amenaza a los bancos, sale José Blanco a arreglar el entuerto y aseverar que la paciencia de nuestro Gobierno es ilimitada, porque lo contrario no es de progresistas. ¡Pues qué bien! Si nos tomaban por el pito de un sereno ahora les hemos dado mil motivos más para tensar la cuerda todo lo que quieran. Y aquí no hablo sólo de banqueros, pues puede extrapolarse a muchos otros ámbitos.

Muchos se congratularán por esta declaración de intenciones del PSOE, pues sus sueños están más cerca de hacerse realidad. El Gobierno demuestra su paciencia en el día a día en el terreno político. Por eso admiten cualquier salida de tono que llegue desde Cataluña, pues su ilimitada paciencia les sirve para desconectar del tema, cruzarse de brazos y esperar acontecimientos. Más o menos como con el paro.

Dentro de no mucho recomendarán paciencia a los más de 3.200.000 parados. Les exigirán ser tan optimistas y calmados como su Gobierno, a riesgo de ser tachados de antipatriotas. Y es que si la envidia es el pecado nacional, la paciencia tiene todas las papeletas para convertirse en la actitud pragmática de los españoles. Sólo sentarse y no ponerse nervioso y, en caso de que las cosas se tuerzan, buscar culpables en otras latitudes.

Crónica de los Goya

La 23ª edición de los Goya fue tan predecible que asusta. Camino, con 6 estatuillas, fue la gran vencedora de la noche, mientras que Los girasoles ciegos, la película que España envió a los Oscar, se llevó sólo un premio de los 15 a los que había sido nominada. Pero ya hubo quien avisó de que era la gran favorita a darse un buen batacazo. También Sólo quiero caminar se marchó casi de vacío (Goya a la mejor fotografía), cosa que ocurrió con el fracaso de José Luis Garci pagado por la Comunidad de Madrid, Sangre de mayo. La otra agradable sorpresa de la noche vino de la mano de El truco del manco, que se alzó con 3 merecidos premios (canción, dirección novel y actor revelación). También 3 Goyas cosechó lo último de Álex de la Iglesia, Los crímenes de Oxford. La segunda parte de Mortadelo y Filemón y Ché, ambas con 2, y El Greco, con uno, cerraron el capítulo de películas españolas galardonadas.


Penélope Cruz fue uno de los focos de atención de la noche, ataviada de forma elegantísima (sólo Belén Rueda pudo, quizás, hacerle sombra en ese aspecto) demostró sus tablas sobre el escenario dando un discurso muy correcto y bien estructurado, con una cadencia perfecta, y permitiéndose reivindicar la actuación de Goya Toledo en Los años desnudos, quien ni siquiera había sido nominada, generando un gran asombro en la aludida y en el resto de asistentes a la gala. Pero Pe no fue la única estrella de Hollywood sentada en las butacas del palacio de congresos del Campo de las Naciones.


Benicio del Toro acaparó todas las miradas de la noche, así como la constante y pesada atención por parte de los organizadores de la gala. Su Goya por su papel del Ché estaba cantado y durante su pésimo discurso puso de relieve la situación del cine español al asegurar que no había visto ninguna de las demás películas nominadas. No sólo demuestra su falta de tacto, ni su descortesía, sino también que los realizadores españoles apenas hacen cine que pueda traspasar fronteras, y lo que no saben o no quieren saber, es que el espectador español prefiere el cine universal al que sólo puede entenderse conociendo muy bien el contexto.


También Javier Fesser acabó siendo reclamado por todos los flashes, pero en su caso se debió a que su película sobre el Opus Dei, Camino, se alzó con los premios a mejor película, director, guión adaptado, actriz principal y revelación, y actor secundario. Fesser abandonó su vis cómica de anteriores títulos para narrar esta historia en la que la joven Nerea Camacho ablanda corazones tan magistralmente como ayer al recibir su premio. Su elegancia natural y su desparpajo presagian que estamos ante una gran actriz en ciernes.


J.M. Montilla, El Langui, líder del grupo de hip-hop La Excepción, era el protagonista de El truco del manco, y subió por partida doble a recibir un Goya, por su canción y su actuación revelación. Sin duda todo un ejemplo de superación, pues padece una muy notoria discapacidad física. En silla de ruedas llegó Jesús Franco, el homenajeado de la ceremonia, por sus múltiples películas realizadas fuera de España durante la dictadura y los ochenta. No obstante no sé si el hecho de ser tan prolífico le hace merecedor del Goya de Honor, pues la calidad de sus films es lo que permite que pueda rodar más que cualquier otro. Sus películas viajaban desde el gore hasta el erotismo, pasando por escenas de serias perversiones sexuales. No sólo en España escandalizaba, sino en otros muchos lugares.

La presentadora fue Carmen Machi, más conocida por su papel de Aída en la serie homónima, y se mantuvo discreta, a dos caballos entre la solemnidad y la comedia, no convenciendo en ninguno de los aspectos. Sus intervenciones se vieron salpicadas por la aparición de José Corbacho y los sketchs de los chicos de Muchachada Nui, que mostraron un nivel más bajo del esperado. Sólo Joaquín Reyes, el inventor del programa friki-cómico, puso el punto gracioso al salir disfrazo de uno de los 4 Fantásticos.


Entre las ausencias notorias destacaron la del mexicano Diego Luna, la del director chileno Andrés Wood cuya película fue galardonada como la mejor hispanoamericana, así como Antonio Banderas, que apoyó el proyecto de El Lince perdido (mejor película de animación), y de Javier Bardem, quien sigue perpetuando su fama de alérgico a las cámaras fotográficas y no acompañó a su novia, Penélope, ni a su madre durante la gala. Sin embargo también hubo una serie de personalidades cuya presencia carece de sentido. Me refiero al Ministro de Sanidad Bernat Soria y al presidente de Castilla-La Mancha, Barreda. Que alguien me explique a qué debemos su asistencia.

Y como cosas curiosas para poner punto y final a esta crónica, hay que resaltar el Goya que Javier Gutiérrez partió en dos; que la presentadora confundió la nueva película de Sean Penn, La vida de Harvey Milk con la vida del actor Harvey Keitel; que a Santiago Segura le traicionó el subconsciente y en vez de hablarnos de cine en crisis lo hizo de dinero en crisis; que la Presidenta de la Academia de Cine se quedó con la palabra en la boca cuando un compañero suyo concedió el último premio de la noche; que Maribel Verdú llegó con un poco de retraso, fue asustada por un zombi (durante una semirecreación del film [REC]) y lloró a moco tendido tras el vídeo de aquellos que habían muerto durante el último año; que Corbacho siguió en su línea de excentricidad con 2 trajes azules indescriptibles y posiblemente confundiendo a Benicio con Guillermo del Toro; que Nacho Vigalondo, injustamente tratado sin el Goya que merecía a director novel, presentó el cortometraje de ficción en vez de documental como correspondía; que el padre africano del director Santiago Zannou (El truco del manco) se convirtió en objetivo de las cámaras; que Antxón Gómez (director artístico de Ché) se destapó con un discurso muy bien narrado; que el realizador de la gala se deleitaba con las caras con que pillaba a Álex de la Iglesia absorto en el devenir de la ceremonia; que obviamente Batman no se llevó el premio a película europea por su ausencia de compromiso social; y que indudablemente se trataba de un falso directo.